Uno de los problemas políticos más candentes en el mundo de hoy es el de la liberación de la mujer. Dicen: "Todo el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente". Bueno, los hombres han tenido mucho poder a lo largo de la historia, y a menudo han abusado de él. El movimiento de liberación de las mujeres se ha centrado en este abuso y ha obligado a muchos hombres a reconsiderar sus actitudes.

Como cristianos, hemos tomado nota de pasajes como Galatas 3:28 (No hay varón ni hembra en Cristo). Nos hemos dado cuenta que Jesús rompió los tabúes sexistas al hacer cosas como elogiar a una mujer que estaba menstruando que lo tocó (Marcos 5:25-27, 34), defender a las mujeres contra los esposos que las repudiaban sin razón alguna (Marcos 10:2-9) y hablarle primero a una mujer después de su resurrección (Juan 20:16-17). Las mujeres se enumeran con los doce apóstoles (Lucas 8:1-3); y las mujeres son reconocidas en la Biblia como profetisas (Lucas 2:36) y jueces (Jueces 4:4). Pablo enseñó a los esposos a amar a sus esposas como Cristo amó a la iglesia, dando su vida por ellas (Efesios 5:25). Dijo que hay un vínculo entre el amor de Cristo por su iglesia y lo que él estaba tratando de enseñar a los hombres acerca de su actitud hacia las mujeres (Efesios 5:32).

Pero hay un mensaje más profundo en el movimiento de supuesta liberación de las mujeres que no es de Dios. El mensaje es uno de rebelión, no solo contra los hombres sino contra Dios mismo. Así como puede haber falsos profetas, también puede haber falsas profetisas, y debemos estar en guardia contra ellas (Apocalipsis 2:20). La enseñanza extrema de la liberación femenina es puro sexismo. Dice que los hombres son inherentemente malvados y las mujeres son inherentemente buenas. Debido a que Dios es representado como un hombre, Él es malvado y debe ser reemplazado por una figura femenina, como la Madre Naturaleza.

Si es verdad que todo el poder corrompe, entonces las mujeres tienen la misma probabilidad de ser corrompidas por el poder que los hombres.

La Biblia advierte contra dejar que los novatos guíen la iglesia (1 Timoteo 3:6). Obviamente, los novatos deben comenzar en algún lugar, pero deben hacerlo bajo la guía de aquellos que han tenido más experiencia. Si las mujeres han de adquirir experiencia como líderes, también deben aprender a trabajar con al menos algunos de los hombres.

Los hombres a menudo han abusado del poder, pero también han desarrollado sistemas de responsabilidad, al menos entre ellos. El movimiento de liberación femenina es débil en el área de la rendición de cuentas.

No basta con querer poder. Se debe demostrar que se tiene un plan para usarlo de manera constructiva. No tiene sentido pedir el púlpito si no tiene nada valioso que decir cuando lo obtienes. Sin embargo, esta es a menudo la actitud ingenua hacia el liderazgo que un novato toma. Él/ella piensa: "Si solo tuviera el poder suficiente, podría arreglar las cosas". Pero el poder necesita ser ganado merecidamente.

Si bien Jesús se adelantó a su tiempo en reconocer las necesidades y los sentimientos de las mujeres, todavía eligió solo a hombres para ser sus apóstoles. Pablo es acusado de tener un prejuicio contra las mujeres, pero la mayor parte de lo que dijo fue respaldado por Pedro (ver 1 Pedro 3:1-6) y/o Jesús.

Pablo dijo que las mujeres no deberían tratar de usurpar la autoridad sobre los hombres (1 Timoteo 2:11-12). Esto no significa que las mujeres no puedan dirigir o enseñar, sino que deben hacerlo en sumisión y cooperación con los demás, en particular con los hombres. Que las mujeres compartan el liderazgo con los hombres no es lo mismo que las mujeres traten de derrocar a los hombres.

En 1 Timoteo 2:13-14, Pablo dice algo que parece ser una exageración. Él dice que Adán no fue engañado, mientras que Eva sí fue engañada. ¡Pero por supuesto Adán sí fue engañado! Fue engañado por Eva, así como Eva fue engañada por Satanás. Aunque Pablo lo ha exagerado, puede haber una verdad aquí sobre la diferencia entre hombres y mujeres. La verdad puede ser que el punto débil en la armadura espiritual masculina no es tanto que seamos engañados como lo es nuestra atracción por las mujeres. El pecado de Adán fue que él siguió a su esposa cuando debería haber estado siguiendo a Dios. La mayor parte de las escrituras sugiere que las mujeres deben seguir a sus esposos, pero que los esposos deben seguir a Dios. Ambos están igualmente tentados a rebelarse contra su líder.

Las mujeres preguntan, "Pero, ¿por qué no pueden las mujeres liderar y los hombres seguir?".

En general, Dios ha hecho a los hombres físicamente más fuertes que las mujeres. Es probable que esta fuera la base para la suposición original que los hombres deberían ser los líderes. Cuando surgían peligros, las mujeres naturalmente se dirigían a los hombres para protección. Pero esto solo no es una justificación suficiente para el liderazgo masculino, especialmente teniendo en cuenta que hay muchas mujeres que son más fuertes que muchos hombres.

Otra teoría es que en asuntos espirituales las mujeres a menudo reaccionan más emocionalmente y los hombres a menudo reaccionan más racionalmente. Pero, una vez más, hay muchas mujeres que son más racionales que muchos hombres. Así que nos parece que un reconocimiento humilde de estas cuestiones por ambas partes hará que los hombres se sometan a las mujeres en áreas donde muestran una habilidad superior. En general, la Biblia reconoce a los hombres como líderes; sin embargo, los líderes sabios no pasarán por alto las habilidades de los seguidores y les darán la oportunidad de usar esas habilidades sin importar su género.

Algo que ha cambiado dramáticamente desde que la Biblia fue escrita y compilada es que, en muchas culturas, particularmente en el Occidente, las mujeres ahora tienen un nivel comparable con los hombres en cuanto a la oportunidad para ser educadas y conseguir trabajo.  Las enseñanzas de Pablo sobre cómo las mujeres se tenían que comportar (por ejemplo, mantener el silencio en las reuniones) son mucho más facilmente entendidos por el hecho de que las mujeres no tenían las mismas oportunidades de los hombres, para la educación en los áreas espirituales y intelectuales. Las reuniones de la iglesia hubieran estado en desorden si las mujeres estaban haciendo muchas preguntas a sus esposos sobre temas de los cuales anteriormente no eran tan enteradas. El hecho de que las mujeres podían participar en las reuniones, y ser instruidas por sus esposos en cada, hubiera sido un avance social por la época.

Muchas normas tradicionales y culturales han cambiado de manera significativa trás el transcursos de los siglos, debido a avances sociales, económicos y tecnológicos.  Tenemos que aprender a discernir y diferenciar entre lo que es una tradición cultural y lo que es una verdad espiritual.

Pablo les dijo a las mujeres que se sometieran a sus esposos, pero también les dijo a todos que se sometieran los unos a los otros "en el temor del Señor" (Efesios 5:21). Esto incluye a hombres que se someten a mujeres en áreas donde las mujeres muestran talento y sabiduría. Dios puede hablar a través de una mujer o un novato; pero será más probable que lo haga cuando el novato (o mujer) sea humilde. Los líderes más experimentados escucharán mejor a Dios cuando ellos también sean humildes.

Quizás es hora de que los sexos dejen de batallar y comiencen a trabajar juntos para someterse el uno al otro.


Otros Artículos de Interés


Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":