El Falso Profeta es solamente mencionado en un pasaje corto del capítulo 13 del Apocalipsis, donde se revela que será él que hará al mundo adorar a la Bestia y a su “imagen”. El Falso Profeta es descripto con la apariencia de un cordero pero con la voz de un dragón. (Apocalipsis 13:11) Él posee todo el poder de la Bestia, pero su rol principal es enseñar al mundo a adorar a la Bestia.

En el artículo "Imperios del Mundo", mencionamos la investigación del eminente sociólogo Max Weber. Weber descubrió que la función principal de todas las religiones ha sido enseñar a las masas que la sociedad es "Dios". Más que enseñar a la gente a adorar y servir al Creador, la institución religiosa siempre ha enseñado a adorar y servir al sistema… o a la Bestia.

Esto ha estado ocurriendo a lo largo de toda la historia. Por eso, el mensaje del Apocalipsis siempre ha sido relevante.

Sin embargo, en esa etapa final, parece que lo que Weber observó será cumplido, y que será mucho más devastador para el futuro espiritual de la raza humana.  Ha habido muchos anticristos y falsos profetas. Pero el Anticristo y el Falso Profeta supremos surgirán durante los últimos 3 años y medio de la historia como la conocemos.

La Biblia nos advierte específicamente que el Falso Profeta será capaz de controlar a las masas a través de los "milagros" que realizará. (Apocalipsis 13:13-14)
En una profecía referida al fin del mundo, el Apóstol Pablo menciona que el "Hombre del Pecado" y "El Maligno" vendrán antes del regreso de Cristo. Pablo dice que el Maligno vendrá "después de la obra de Satanás, con gran poder y signos y maravillas falsas, y con todo el engaño de la maldad en ellos que perece, porque ellos no recibieron el amor de la verdad para ser salvos". (2 Tesalonicenses 2:2-12) En otras palabras, el Maligno tendrá la habilidad de hacer "milagros", pero en realidad serán maravillas “engañosas”.

Los historiadores eclesiásticos están de acuerdo cuando dicen que lo más importante que ha ocurrido en la iglesia en el siglo XX fue el movimiento Pentecostal, con su énfasis en los "dones" milagrosos. Sin embargo,  el movimiento se ha caracterizado por el engaño y la deshonestidad. Desde el fraude del correo de Jimmy Bakker hasta los trucos con hígado de pollo de Jim Jones, el movimiento ha generado los peores abusos de confianza que la religión ha experimentado hasta ahora.

Difícilmente haya un pastor pentecostal en el mundo hoy en día que no consienta al menos la enseñanza de que la gente debería proclamar milagros como legítimos incluso cuando la evidencia demuestra todo lo contrario. El argumento en defensa de esta práctica es que convalidar un milagro que nunca ocurrió demuestra una gran fe. Sin embargo, esto hace que los sanadores de la fe reciban aprobación sin necesidad de producir frutos. Generalmente, ellos inician una nueva cruzada mientras dejan a sus desilusionados seguidores resolver por sí mismos el hecho de tener que vivir con la mentira de haber convalidado un milagro que nunca sucedió.

Ellos dijeron una mentira en primer lugar ("Dios me curó. Gracias, Jesús") con la esperanza de presionar a Dios para que les de lo que ellos declararon había ocurrida ya. Así es como esta enseñanza funciona. Cuando no resulta, la mayoría de la gente se siente demasiado avergonzada como para admitir la falsedad de todo el proceso. Asumen que ellos fueron los únicos que no obtuvieron lo que esperaban; y temen que los otros piensen que su fe es defectuosa si no fueron sanados. Entonces, no dicen nada y la mentira continúa creciendo.

Es una trágica ilustración del fenómeno social que Hans Christian Andersen describió en su cuento "El traje nuevo del Emperador"; el movimiento pentecostal se ha convertido en una gran mentira, donde cada persona secretamente trata de imitar lo que escucha a otros decir.
La iglesia, en general, se ha negado ampliamente a tratar rigurosamente esta mentira. Y parece ser la misma clase de mentira que el Falso Profeta usará para inducir a los "hombres de fe" a adorar al Anticristo.

Se nos dijo que el Falso Profeta tendrá dos cuernos de cordero pero voz de dragón. Si los cuernos representan "autoridad", entonces podemos esperar que él diga que posee la autoridad de Cristo (el Cordero), al mismo tiempo que lo que dirá reflejará las mentiras del Diablo.

No encontrarás ni un solo líder de una iglesia entre cien que crea y predique la obediencia a las enseñanzas de Jesús. En lugar de eso, estos enseñan doctrinas muy astutamente expresadas para justificar la desobediencia a las enseñanzas de Cristo.

Hombres de fe como Gandhi y Tolstoi estaban horrorizados al darse cuenta que la mayoría del cristianismo sostiene la idea de que Dios no espera ni desea que intentemos ser buenos (en el sentido de obedecer a Cristo) Las iglesias sí enseñan reglas relacionadas a asistir a una iglesia, decir pequeñas oraciones, realizar rituales y obedecer las leyes terrenales. Pero la gran mayoría de los protestantes cree que la disciplina estricta en asuntos como los que Jesús enseñó es un intento en "hacer tu propio camino al cielo". Intentar hacer tu camino al cielo (es decir, intentar ser bueno para complacer a Dios) es visto como uno de los pecados más fundamentales.

Parece que no importa que estas enseñanzas contradigan totalmente lo que Jesús dijo sobre la obediencia si uno desea ser considerado uno de sus seguidores. En otras palabras, aquellos que proclaman hablar en nombre de Jesús (como el que lleva cuernos de cordero) están en realidad predicando doctrinas anti-cristianas del Diablo (o Dragón).

Cristo enseñó que los milagros no prueban nada sobre la fe verdadera. Él dijo que "la generación adúltera y malvada" busca milagros. (Mateo 16:4) Así tal cual es nuestra generación actual. Enseñanzas sobre moralidad y disciplina han sido descartadas en favor de las doctrinas de prosperidad y sanación.
Irónicamente, la Biblia dice que el Falso Profeta, junto con el Anticristo, será capaz de hacer caer fuego del cielo (Apocalipsis 13:13); ¡y dice prácticamente lo mismo de los Dos Testigos! (Apocalipsis 11:5) Así que tendremos dos equipos de dos, ambos haciendo caer fuego del cielo. Aparentemente, los dos comenzarán anunciando que hablan en nombre de Cristo (el Cordero). Cualquiera que crea ser capaz de diferenciar los buenos de los malos en base a sus milagros, ciertamente será engañado en seguir a los malos.

Por experiencia, hemos aprendido que el discernimiento verdadero no se basa en un análisis superficial. Se ve más profundamente que si uno es capaz o no de hacer un milagro o hablar píamente. El discernimiento verdadero solo se adquiere a través de seguir y obedecer al Cordero personalmente. Mientras hagas esto, aprenderás personalmente lo que Jesús requiere de sus seguidores. Basándote en las enseñanzas de Jesús en la Biblia, aprenderás a reconocer la diferencia entre la voz del Dragón y la voz del Cordero.

El Falso Profeta "hace una imagen de la Bestia", y "le da vida a la imagen" para que hable. Esta parte de la profecía es un poco desconcertante si el Falso Profeta representa a la iglesia institucional.

Hay otra interpretación de la profecía que dice que la iglesia institucional ha perdido relevancia en el mundo de hoy. Dice que los "profetas" del siglo XX son los científicos. La ciencia, a través de la televisión (la imagen que puede hablar), es la que dicta las normas y valores de la sociedad actual ahora. Hay algo de verdad en esto y no es completamente inconsistente con la teoría anterior.   La gran mayoría de las iglesias apoya fuertemente el sistema educativo del gobierno y la ciencia de la forma que es enseñada en las escuelas del gobierno. Como un conjunto, las iglesias han adoptado la actitud de "si no puedes vencerlos, úneteles". La ciencia, con su búsqueda de la verdad, y la educación con su pase gratis a un trabajo bien remunerado se han convertido en el mensaje de la iglesia para la juventud de hoy. Poco importa que la ciencia haya hecho de la aún no probada e irracional teoría de la evolución la pieza central de su ideología, en un esfuerzo por minimizar o erradicar el rol de Dios en la Creación.

Entonces la ciencia, con bendiciones eclesiásticas, hace una imagen, de acuerdo a Apocalipsis 13:15, que rastrea a todo el que no adora a la Bestia (es decir, quien no acepta o lleva la Marca). Suena como una computadora colosal que vigila a las millones de personas que son leales a la Bestia y usan su Marca para comprar y vender. Aquellos que no lo hacen morirán… de hambre si no es por otra cosa.

La descripción del Apocalipsis sobre la tecnología del siglo XX representada por "la imagen que habla" suena, por cierto, cada vez más científico y menos ficticia.


Otros Artículos de Interés


Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":