La parábola de los talentos debe ser (entre los iglesianos) una de las más populares de todas las parábolas de Jesús. Los iglesianos se apresuran a señalar que es una parábola sobre alguien invirtiendo dinero y recuperando aun más dinero. Esto se ajusta perfectamente a sus intereses, y suponen que Jesús debe estar apoyando el concepto de trabajar por dinero al enseñar esto.

Pero, por supuesto, una parábola es una parábola, y no es un modelo a seguir en forma literal, para nadie. (¿No es extraño cómo continuamente nos condenan por tomar a Jesús literalmente cuando Él obviamente estaba hablando en forma literal y, sin embargo, son los primeros en volverse literales si creen que han encontrado algo que apoya el trabajar por dinero?)

La parábola aparece en Mateo 25:14-30. Realmente es una parábola maravillosa, cuando tenemos aunque sea un mínimo de hambre por la sincera verdad de lo que está diciendo. Jesús comienza diciendo: "El Reino de los Cielos es como... " Esta es la indicación de que es una parábola. No está diciendo que El Reino de los Cielos ES una simple cuestión de hacer dinero. Más bien, Él está diciendo que hay algún tipo de similitud entre los principios en El Reino de los Cielos y el tipo de principios materiales ilustrados en la parábola.

Entonces ¿qué principios son ilustrados en la parábola? Básicamente, se pide a las personas que cuiden de algo, en ausencia de la persona que se ha ido "a un país lejano". Suponiendo que Jesús es la persona que se ha ido, y que somos las personas a quienes se nos ha confiado algo, la gran pregunta es: ¿de qué nos ha dejado a cargo? La respuesta del sistema es "dinero" (o los medios para ganar dinero). Ambas respuestas (el dinero y los medios para hacerlo) son consistentes con la palabra "talento", ya que esta era una palabra que se utilizaba para el dinero en esos días, y también es una palabra que se utiliza para designar algo que se puede utilizar para GANAR dinero en nuestro vocabulario moderno.

Pero, por supuesto, lo que Dios nos ha confiado son las "riquezas verdaderas" (espirituales), que no son dinero ni empleos (es decir, los medios para ganar dinero) que colman la atención de los sistemitas. Sus verdaderas riquezas son las enseñanzas de Jesús y las guías del Espíritu Santo. Entonces, Jesús está diciendo, a través de la parábola, que debemos pensar seriamente en lo que estamos haciendo con la maravillosa bendición de Sus enseñanzas y Su Espíritu.

Nota que el otro asunto importante en la parábola es el del "riesgo". En la parábola, las personas que salen y toman algunos riesgos son recompensadas por ello. El villano, por otro lado, no solo es reprendido por no haber tomado ningún riesgo, sino que es echado "en las tinieblas de afuera" donde hay "lloro y y crujir de dientes"... y todo porque intentó quedarse en lo seguro. Por cierto, esta descripción del lugar a donde fue enviado se corresponde con lo que tradicionalmente llamamos "infierno".

Este aspecto de la historia, en sí mismo, contradice la enseñanza iglesiana de que no tienes que hacer nada para entrar al Cielo, que Jesús lo ha hecho todo por ti. Los evangelios, por supuesto, están llenos de historias sobre personas que han sido castigadas severamente y, a menudo, eternamente por NO hacer cosas. Así que debes preguntarte qué biblia están leyendo los iglesianos para concluir que Jesús no requiere disciplina de Sus seguidores, y que nunca enviaría a nadie al infierno por su desobediencia.

La parábola dice que el hombre que va a un país lejano (Jesús) es un hombre "duro", que ejerce una fuerte disciplina. Incluso el siervo malvado lo sabía. Pero su alternativa "segura" era no hacer nada. Y esto ilustra una falla muy extensa y extremadamente grave en el pensamiento religioso, la cual es que, si no haces nada, no has hecho nada malo. Este es el razonamiento detrás de toda la mentalidad anti-secta. Todos buscan una iglesia segura, tibia y libre de riesgos, donde se les pueda garantizar la salvación enteramente sobre la base de que no han hecho nada tan radical como para arriesgarse a ser llamados herejes. Esta obsesión con la ortodoxia es precisamente el tipo de cosas que Jesús estaba ATACANDO con su parábola sobre los talentos.

Obviamente era arriesgado seguir a Jesús. Era físicamente peligroso, como lo ha demostrado la historia. Prácticamente todos sus primeros seguidores sufrieron muertes tempranas debido al odio extremo que el sistema tenía por lo que decían. (¿Cómo se compara ESTO con las iglesias supuestamente "seguras" de hoy?). Así que eso fue un riesgo físico. Pero también existía el riesgo de caer genuinamente en alguna herejía religiosa y, por lo tanto, desagradar a Dios en el proceso. Jesús, por ejemplo, se atrevió a contradecir a Moisés con respecto al divorcio, se atrevió a al menos parecer que estaba infringiendo la ley sobre la observancia del sábado, se atrevió a condenar a toda la organización religiosa (a pesar del hecho de que probablemente había excepciones), y se atrevió a asociarse con (e incluso elogiar) personas que notoriamente no encajaban con sus creencias religiosas. ¿No son estas exactamente el tipo de cosas que el mundo de la iglesia vive con miedo de hacer hoy?

La mentalidad ortodoxa trata de evitar todo contacto con cualquier forma de creencia religiosa 'extrema', y de alinearse tanto como sea posible con la corriente principal del cristianismo. Una ilustración de esto es el impacto que un llamado experto en sectas en Australia (David Millikan) mostró acerca de que 'La Familia' (Los Niños de Dios) alentaba a las personas a masturbarse, al mismo tiempo que no mostró ninguna preocupación por su propia denominación (La Iglesia Unitaria de Australia) que apoya la homosexualidad y el adulterio. En otro caso, ha condenado (en la televisión nacional) como "auto-mutilación" la idea de donar riñones a personas para salvar sus vidas. El hombre obviamente está equivocado, pero el punto es que enseñar abiertamente que la masturbación no es pecaminosa, o donar un riñón para salvar la vida de alguien, ambos constituyen cosas que no son "normalmente" enseñadas por las iglesias. Los que no toman riesgos tienen miedo de CUALQUIER COSA que sea diferente. La normalidad es su única esperanza de salvación. Y por eso están más o menos obligados a condenar cualquier cosa que sea diferente, como lo ha hecho Millikan.

Pero ¿a dónde te lleva esa conformidad y mediocridad? Te pone con el tipo que fue enviado a las tinieblas de afuera, donde hay lloro y crujir de dientes. ¿Es realmente allí donde quieres ir? Si no es así, entonces determina, ahora mismo, dejar de tomar el camino "seguro" y comenzar a escuchar algunas alternativas a la mediocridad. Puedes cometer algunos errores, pero en general crecerás espiritualmente. Y lejos de ser condenado por hacer eso, serás recompensado eternamente.


Otros Artículos de Interés


Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":