371. Tengan cuidado de las personas, porque ustedes serán como ovejas entre lobos. Así que, sean tan astutos como las serpientes, pero con la inocencia de las palomas.

372. Les advierto que algunos los llevarán a la corte, los tratarán injustamente y los pondrán en prisión. Debido a mi mensaje, ustedes darán testimonio ante las autoridades. Pero si son acusados y llevados a la corte, no teman por falta de palabras. Les serán dadas en ese instante. No necesitan premeditar lo que van a decir porque el Espíritu de su Padre hablará por medio de ustedes.

373. Recuerden que el siervo no es mayor que su señor. Ustedes deben estar conformes en ser como su Maestro. Si me han perseguido a mí, también a ustedes los perseguirán. ¡Si a mí me han llamado el príncipe de los demonios, imagínense lo que dirán sobre ustedes!

374. Así que, si el mundo los odia a ustedes, sepan que me odiaron a mí primero. Si ustedes vivieran conforme a los valores del mundo, el mundo los amaría. Pero ya que no pertenecen más al mundo, sino que yo los seleccioné del mundo, es por eso que el mundo los odia. Serán perseguidos por mi nombre porque el mundo no conoce al que me envió.

375. Si yo no les hubiera dicho la verdad, el mundo no sería consciente de sus pecados. Pero ahora no tienen excusa. Si yo no hubiese realizado entre ellos tantos milagros grandiosos, no serían tan culpables. Pero ahora ya conocen mis obras y me han odiado a mí y a mi Padre. Esto ha sucedido para que se cumpla la profecía que dice: «Me han odiado sin motivo».

376. Pero no teman a los que solo pueden matar el cuerpo. Mejor es temer a Dios que puede destruir el cuerpo y el alma en el infierno. Así que, no tengan miedo, porque no hay nada que está encubierto que no será manifestado, y todo lo que está escondido se terminará sabiendo.

377. Cuando los persigan en un lugar, huyan al próximo. Yo volveré antes de que ustedes hayan recorrido todas las ciudades. Les he dicho estas palabras para que en mí puedan tener paz. En el mundo ustedes pasarán por tribulación, pero alégrense, porque yo he vencido al mundo.



Referencias:
El Mensaje Menu
 

Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":