El Mensaje

El Mensaje - Las Palabras Radicales de Jesús


1. ¡Tengan ánimo! ¡Soy yo! Yo soy el primero y el último; soy el que vivió y estuvo muerto; ¡y miren, soy el que vive para siempre! Y así sea. Yo tengo ahora las llaves de la muerte y de las tumbas. ¡No tengan miedo!

2. El Espíritu de Dios está sobre mí pues me ha elegido para darle buenas noticias a los necesitados; me ha enviado a sanar a los que tengan corazones quebrantados; a darle la libertad a los que están atrapados; a darle vista a los ciegos; y a proclamar el tiempo de libertad y restauración de Dios.

3. Alabo a Dios, mi Padre, Creador del Cielo y de la tierra, porque escondió estas cosas de los que se creen sabios y entendidos y las reveló a los niños, porque así le agradó.

4. Bendecidos son los que reconocen su pobreza espiritual, porque de ellos es el Reino Celestial.

5. Bendecidos son los que están tristes, porque se les dará consuelo y ánimo.

6. Bendecidos son los mansos, porque ellos heredarán la tierra.

7. Bendecidos son los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.

8. Bendecidos son los misericordiosos, porque recibirán misericordia.

9. Bendecidos son los de corazón limpio, porque podrán ver a Dios.

10. Bendecidos son los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios.

11. Bendecidos son los que sufren persecución por defender la justicia, porque para tales personas es el Reino de Dios.

12. Bendecidos son ustedes cuando sufran injuria y sean insultados por practicar mis enseñanzas. Sí, bendecidos son cuando la gente tenga que mentir para decir toda clase de mal contra ustedes y desechen su nombre como malvados por causa de mí. Alégrense y mantengan su gozo, pues grande es su recompensa espiritual porque de la misma manera fueron perseguidos los profetas del pasado.

13. Bendecidos son los que oyen la palabra de Dios y la siguen. Ellos serán como el siervo, que cuando su amo vino, lo encontró cumpliendo con su deber.

14. ¡Bendecidos son los que sin haberme visto, creen y mantienen su fe en mí! Benditos son sus ojos, pues pueden ver de verdad, y sus oídos, porque verdaderamente oyen. Les digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que ustedes ven, y no lo vieron; y oír lo que ustedes oyen, y no lo oyeron.

15. Así que, presten atención a lo que oigan. Ustedes recibirán de acuerdo a la medida con cual escuchen el mensaje. A los que presten atención, se les dará más entendimiento; pero a todos los demás se les quitará incluso el poco entendimiento que tienen.

Referencias:
El Mensaje Menu
 

Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":