Existe un pecado aún mayor que no obedecer a Jesús; es el pecado de no creer que Él te ama.

Cuando crees que otra persona quiere lo mejor para ti, puedes aceptar grandes dificultades de parte de esa persona. Las personas pagan a médicos para que literalmente les desgarren sus entrañas, porque confían en sus buenas intenciones.

Cuando Jesús te pide hacer algo difícil, El está poniendo a prueba tu fe en Su amor y bondad.

Muy pocos están dispuestos a vivir por fe en obediencia a Jesús. Después de todo, El nos pide que renunciemos a nuestra carrera, familia, posesiones y reputación.

Pero Él lo hace porque tiene algo mejor para darte. Nosotros lo comprobamos y es cierto.

Al igual que el mercader que vendió todo lo que tenía para obtener la perla más perfecta del mundo, ya no estamos preocupados por lo que pagamos por ella, porque ahora sabemos cuán gran oferta hemos recibido.

Se ha argumentado que Dios "en su misericordia" no espera que tomemos las enseñanzas de Jesús literalmente. La suposición siendo que las enseñanzas de Cristo contradicen la misericordia de Dios.

Pero hemos descubierto que las enseñanzas de Jesús son, de hecho, expresiones de su misericordia. Al aceptar a Jesús, no hemos simplemente aceptado un nombre y un supuesto boleto al cielo, sino que hemos aceptado todo su plan de salvación, y comienza ahora mismo.

Mientras te aferras a tu mediocridad, a tu respetabilidad, a tu imagen de equilibrio y moderación, nunca vas a experimentar este mundo de fe y amor. Deja ir tu falsificación religiosa tibia y comienza a creer que Dios realmente te ama... infinitamente... en cada palabra que Jesús habló.

No puedes decir: "Yo creo que me amas, y como expresión de esa fe, voy a rechazar tu disciplina." Esto no es fe. Es una bofetada en el rostro de un Dios amoroso. Pero si aceptáramos el llamado de Dios, dejando que nuestras vidas sean moldeadas de acuerdo a Su voluntad, entonces todo cooperará para nuestro bien. (Romanos 8:28)

El mundo religioso está lleno de gente que trata de llevar a cabo sus propias cirugías. Se niegan a ponerse totalmente en manos del Cirujano Maestro. Temen perder su identidad, sus amigos, su familia, su riqueza o estatus. Y por eso, están perdiendo lentamente sus almas!


Otros Artículos de Interés


Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":