Imagina que has descubierto que frotar un cierto tipo de grasa para ejes en el ombligo de una persona curará instantáneamente cualquier cáncer que tenga esa persona. Lo anuncies a los medios. Lo predicas en las calles. Y entras a los hospitales y lo practicas en algunos de sus pacientes, con éxito inmediato. Los medios de comunicación, las revistas médicas y las masas no podrían dejar de hablar de ti. Incluso los escépticos no podrían resistirse a probarlo por sí mismos. Y cada nueva cura solo establecería cada vez más la verdad que has estado diciendo. Serías una sensación de la noche a la mañana.

Esto es lo que esperábamos cuando encontramos por primera vez las enseñanzas de Jesús. Aquí estaba la respuesta al cáncer en las iglesias y en el mundo en general. Solo necesitábamos renunciar a todo, vivir por fe, e ir por todo el mundo predicando este evangelio, y literalmente traeríamos el Reino de Dios a la tierra así como es en el cielo.

Pero eso no sucedió. ¿Por qué?

Volvamos a la historia de la cura del cáncer. Supongamos que todos los tratamientos anteriores para el cáncer se hubieran llamado "tratamientos de grasa para ejes". Las operaciones para el cáncer habían sido llamadas "operaciones de grasa para ejes". La quimioterapia había requerido que las personas tomaran "pastillas de grasa para ejes". Y hubo dietas de grasa para ejes, acupuntura con grasa para ejes, medicamentos con grasa para ejes, y incluso las advertencias que las compañías de cigarrillos tenían que poner en sus paquetes se llamaran advertencias sobre la grasa para ejes.

Así que cuando llegaste corriendo a un hospital con tu descubrimiento que la grasa para ejes en sí era realmente la cura, la gente te habría mirado de reojo y pensaría que estabas loco. Estabas diciendo lo que todos los demás ya estaban diciendo, pero lo estabas diciendo como si fueras la primera persona en el mundo a haberlo dicho. ¡Qué absurdo!

Y esto es lo que sucedió cuando comenzamos a proclamar las enseñanzas de Jesús como la cura a los problemas del mundo. Cada iglesia en la tierra dice estar promoviendo a Jesús. Todas se llaman a sí mismas cristianas. Todas enseñan "la fe en Jesús". La única diferencia entre ellas y nosotros es que lo que ellos dicen, nosotros realmente pongamos en práctica. Realmente usamos la grasa para ejes. No es solo un nombre para algún otro tratamiento que no involucre la grasa para ejes en absoluto. Jesús es más que un nombre para nosotros, porque abrimos el libro, leímos lo que Jesús dijo y tratamos de hacerlo - todo. Y los otros no lo hicieron.

Sin embargo, debido a sus falsas afirmaciones, lo que dijimos acerca de Jesús fue confuso para la mayoría de las personas. Obviamente, la cura para el cáncer confundiría a las personas por un tiempo si sonara como el mismo tratamiento que todos los demás ya estaban usando. Pero no debería tomar demasiado tiempo puntualizar la simple diferencia, es decir, que los otros médicos, no habían utilizado la grasa para ejes en sus tratamientos (¡Es solo un nombre!), y en particular, que no lo habían frotado en el ombligo . Es un malentendido bastante simple para aclarar.

A menos que... los otros doctores se sientan amenazados por ti. Supongamos que no están tan interesados en curar el cáncer que en verse bien. Más que eso, supongamos que creen que una cura para el cáncer los dejaría sin trabajo.

Si sintieran fuertemente por esas cosas, serían capaces de frenar la aceptación de lo que estabas diciendo mucho más de lo que un simple malentendido pudiera hacerlo. Podrían difundir la noticia a través de los medios de comunicación y en sus revistas médicas de que no había nada nuevo en tu descubrimiento, que en realidad ya se utilizaban varias formas de grasa para ejes en todos los tratamientos anteriores para el cáncer, y que los resultados que estaban logrando eran los mejores resultados posibles. Podrían decir que tu cura tuvo algunos efectos secundarios muy peligrosos y que nadie debería probarla. Podrían excluirte de sus hospitales y decirle al público que eres un antiguo paciente mental que está tratando de explotarlos con falsas esperanzas.

Esta es una descripción justa de la manera en que la jerarquía de la iglesia ha respondido a nuestro descubrimiento de las enseñanzas de Jesús. Tratan de decir que todos están siguiendo las enseñanzas de Jesús "de nuestra propia manera", y dicen que estamos tratando de insistir en que las personas sigan nuestra propia interpretación privada (y algo endeble) de las enseñanzas de Jesús, cuando sus interpretaciones (lo que simplemente equivale a tirar las enseñanzas de Jesús por la ventana de una forma u otra) son las únicas interpretaciones que funcionan en el mundo de hoy. Nos excluyen de sus iglesias y difunden advertencias al mundo de que somos una secta peligrosa que está tratando de estafar a la gente. Y como consecuencia, el mensaje se frustra aún más.

Ahora, volvamos a nuestra ilustración. Supongamos que esta forma particular de grasa para ejes que estás utilizando solo se puede encontrar en la luna... o por algún motivo u otro, costara miles de millones de dólares. Pero estás preparado para dárselo a los pacientes que están dispuestos a contribuir $1000 para el costo.

Ahora los propios pacientes tienen razones para cuestionar tu cura. Pueden obtener las otras curas de forma gratuita bajo diversos planes de salud, pero tendrían que pagar $1000 para tu cura.

Sería fácil argumentar que si fueras realmente genuino, darías la cura a todos de forma gratuita. Solo los pacientes más desesperados estarían preparados para confiar en ti lo suficiente como para deshacerse de $1,000 para un poco de tu grasa para ejes. Obviamente, si realmente funcionó, deberían estar listos para dar esa cantidad y más. Pero cada paciente individual se vería obligado a elegir entre su deseo de conservar los $1000 y su fe en tu cura.

De vuelta a nuestra experiencia de la vida real, las enseñanzas de Jesús superan una cura para el cáncer, porque proporcionan inmortalidad... la vida eterna ... una cura para todo. Pero el precio también supera los $1000, porque te cuesta todo lo que posees, incluida tu vida mortal actual. Solo las personas más desesperadas incluso lo considerarían, especialmente considerando que no pueden ver los resultados reales hasta después de que hayan muerto.

A menos que las personas están muy conscientes de su mortalidad y de la rapidez con que se desvanece, se aferrarían a lo que poseen y se unirían a los médicos para denunciarte a ti y a tu cura. Los doctores de teología dirían que un Dios realmente amoroso no cobraría nada por la inmortalidad... que debería ser absolutamente gratuita para todos, y si no lo es, entonces no puede llamarse "gracia". Y así es como la iglesia entera ha llegado a rechazar las enseñanzas de Jesús.

No es realmente un malentendido. Es una elección deliberada, hecha por cada individuo por diferentes razones. Mientras el cáncer continúa creciendo, continúan manteniendo sus miserables posesiones y rechazando su única esperanza real de vida eterna. En lugar de recurrir a las enseñanzas de Jesús para la verdadera cura, apuestan todo por los falsos Jesuses y las falsas esperanzas que estos representan.

Lo hacen porque realmente no están pensando acerca de adónde está conduciendo todo... acerca de la muerte... y acerca de enfrentar a Dios un día con una falsa cura para el pecado que ellos mismos inventaron.

Y seguimos buscando en todas partes a esos raros individuos que pueden ver la locura en tal enfoque. ¿Eres tú uno de esos individuos?


Otros Artículos de Interés


Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":