Tratamos de ofrecer consejo sobre varios temas: comunicación, economía, asuntos mundiales, etc. Siguiendo las enseñanzas de Jesús, nos hemos encontrado en situaciones, y descubierto piezas de sabiduría, que nos ayudan a llegar a soluciones bastante buenas a un montón de problemas. Pero la historia mostrará que mucho de nuestros consejos son debatibles, e incluso algunos podrían estar absolutamente equivocados. 

Mucho de lo que hacemos es solo tradición; ha surgido de nuestro deseo de seguir a Jesús, pero es secundario en relación a nuestro verdadero propósito en este punto de la historia de la humanidad.

Nuestro trabajo es hacer que las personas regresen a las enseñanzas de Jesús - en particular renunciar a todo y vivir por fe. Estos son ingredientes innegablemente fundamentales en el Cristianismo. Sin embargo, no conocemos a nadie que esté enseñando renunciar a todo y vivir por fe hoy. Si hay un Dios en absoluto, y si Jesús es Su Hijo, entonces lo que estamos haciendo es la cosa más importante que esté sucediendo actualmente en el mundo.

En unos pocos años, un puñado de jóvenes amateurs sin educación formal han atraído la atención de millones de personas alrededor del mundo. Si podemos permanecer fieles a nuestra misión fundamental, y recordar que cada proyecto y enseñanza debe provenir de y eventualmente llegar de vuelta a ese mensaje de obediencia a Jesús, entonces podemos esperar confiadamente que El Creador del universo continuará abriendo puertas para que seamos oídos. Reyes, presidentes y primeros ministros progresivamente se interesarán cada vez más sobre lo que tenemos que decir, incluso si ese interés solo se volviera una obsesión por eliminarnos.

Somos espiritualmente invencibles mientras permanezcamos fieles a nuestra vocación. Todo lo que nos arrojen (incluso nuestra propia muerte) se tornará más adelante en éxito en propagar nuestro mensaje. Como se promete en la biblia “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” (Romanos 8:28)

Hemos sido llamados de acuerdo al propósito de Dios, y eso es por lo cual nuestra misión es tan emocionante. Y esta misión no está limitada a nuestra pequeña banda. Otros pueden (y lo harán) participar de ella antes de que sea completada.

¿Para qué fijarse metas tan triviales, como imperios mundiales, cuando puedes construir un Reino que jamás será destruido, y el cual gobernará sobre todos los reinos menores de la tierra?

¡Esta es nuestra misión!


Otros Artículos de Interés


Necesitas conectarte a tu cuenta en:
https://www.comovivirporfe.com/login777