En nuestra comunidad, hay personas que son buenos soldados de primera línea, pero que a menudo se enfocan tanto en la tarea que están haciendo que olvidan consideraciones importantes con respecto a otras cosas que están pasando a su alrededor. Estas personas necesitan trabajar más duro en mejorar su campo de enfoque, para que no estén limitadas a una sola tarea lineal. Cuántas más tareas diferentes podamos aprender a hacer bien, mejores líderes nos vamos a volver.

En la vida en el sistema, la gente suele ir de la casa a la escuela y de la escuela al trabajo; en cada transición, las pautas y normas están claramente marcadas para ella con respecto a qué tiene que hacer y qué no debería hacer. Los empleadores se esfuerzan mucho para asegurar que las tareas sean simples, porque significa que más personas pueden aprender a hacerlas y también aprenderlas más rápidamente.

Pero en el momento en que algunas personas se van de su trabajo al mundo más grande, se confunden y desorientan. Las normas seguras ya no están más y tienen que decidir por sí mismas cuándo levantarse, qué hacer, cuándo terminar, sobre qué peligros estar en alerta, etc. La mayoría de las personas no pueden hacer ésto y nunca van a ser líderes. Aún la jubilación casi causa una crisis nerviosa a algunas personas debido a ésto. Parece como que necesitan que alguien trace sus vidas para ellos.

Sin embargo, la gente más exitosa en el mundo es la que puede organizarse a sí misma y a sus vidas. Son llamados "emprendedores". Y necesitamos más de ellos en nuestra comunidad.

Cuando las reglas son perfectamente expuestas (por ej. Repartir 100 tratados por día) la mayoría no tiene problemas. Pero cuando se trata de responsabilidades más grandes, entran en estado de pánico. No queremos robots que no piensen en nuestra comunidad; pero para evitar eso, tienes que elegir conscientemente encargarte de tu vida y la dirección que estás yendo.

Lo ideal es aceptar más responsabilidades gradualmente.  Pero a veces no tenemos ese lujo. Simplemente nos encontramos en una situación donde tenemos que tomar decisiones importantes; y cuando eso pasa, necesitamos estar conscientes de las implicaciones de las cosas pequeñas que hacemos y saber por qué ciertas cosas son importantes.

Para algunas personas el problema empeora cuando se meten en cosas triviales (por ej. leer, mirar la tele, etc.) las cuales consumen su tiempo y su atención, y efectivamente postergan cualquier consideración de dónde están, adónde van y cúal es la mejor manera de llegar adonde quieren ir. Tales actividades tienen que ser evaluadas y descartadas si están entorpeciendo tu desempeño.

Tienes que ensayar tus responsabilidades para no olvidarte cuales son. Un bloc de notas de bolsillo y referirte a eso con frecuencia, son dos de las mejores maneras para lograr eso.

Debido a los estréses del liderazgo, también es necesario tener momentos para poder olvidarse de las responsabilidades. Sin embargo, hay que planear ese tiempo también, para que no coincida con una situación, proyecto o compromiso importante (y para el cual hay que estar mentalmente alerta).

Así que, hay que hacer cosas como anotar en papel todo lo que se necesita hacer al día siguiente, antes de irse a dormir. Y si recuerdas algo mientras estás en tu cama, anota eso también. De esa forma, no necesitas preocuparte por olvidar esas cosas y también puedes intentar olvidarte tú de esas cosas para que puedas dormir bien, seguro de que cuando te despiertes en la mañana, tu lista estará ahí para recordarte todo lo que tienes que hacer en el día.

Por supuesto, tener palabras escritas en papel no sirve para mucho si no empiezas por ahí y tomas el próximo paso de pensar en todos los detalles, los por qué y para qué de cada cosa, incluyendo los problemas para los cuales tienes que prepararte, los costos, los tiempos y fechas de cuándo vas a hacer esas cosas, etc.

Además de hacer algo como eso cuando te vas a dormir, hay veces cuando tienes que escapar del trabajo totalmente cuando estás despierto. No estamos en la misma situación de la gente en el sistema que trabaja de 9 a 5 y que dejan la responsabilidad con su jefe cuando se van a casa. Pero si tienes cuidado, puedes apagar el celular para un pequeño recreo y todavía recordar prenderlo de nuevo cuando termina tu descanso.

Estos son algunos consejos para empezar a ser un emprendedor.


Otros Artículos de Interés


Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":