Cuando Jesús mencionó la profecía de la "Abominación de la Desolación" anticipando la Gran Tribulación en el fin de los tiempos, Él incluyó una nota: "El que lea esto que entienda". La frase "Abominación de la Desolación" nos lleva a la profecía de Daniel que habla de un falso “príncipe” que hará un acuerdo para reconstruir el Templo en Jerusalén. Dice que, eventualmente, profanará el templo y hará que los sacrificios terminen (ver "A la Mitad de la Semana"). La frase "El que lea esto que entienda" solo aparece en esta sola lugar en los evangelios.

La profecía del Apocalipsis que habla sobre la Marca de la Bestia incluye una instrucción similar. Concluye diciendo: "He aquí sabiduría. El que tenga entendimiento que cuente el número de la Bestia; ya que es número de hombre. Su número es 666" (Apocalipsis 13:18).

Generalmente, se cree que el número aquí se refiere al uso de letras como números que vemos en algunos alfabetos. La mayoría de nosotros sabemos que I, V, X, L, C, D y M tienen valores numéricos en el sistema numeral romano. De la misma manera ocurre con el sistema numeral hebreo y griego. Así, el nombre de cada persona tiene un valor numérico si sumas todos los números de su nombre. Por ejemplo, una persona con el nombre "Vladimir", de acuerdo al sistema numérico romano, sería 1557 (M=1000; D=500; L=50; y I x2=2).

El nombre de la Bestia, si su nombre equivale a 666 en el sistema numeral romano, probablemente tendría las letras D, C, L, X, V y I sin repeticiones para poder obtener 500+100+50+5+1*, y no tendría que tener la letra M (1000). Podría, por supuesto, tener cualquier otra letra no numeral. Algunos posibles nombres podrían ser: Vox Euclid, Victor Delux o Diablo Exacto. ** No parece haber, por el momento, posibles candidatos con esos nombres que conozcamos para ser líder mundial.

*Se podría hacer otras sustituciones, como otras dos V en lugar de X u otras dos L en lugar de C. **Algunos ejemplos más extensos: Clarence Vaughan Oxbridge o Governor Charles Poindexter. Una observación es que los nombres que suman 666 son relativamente raros.

Pero la sabiduría no debería depender del hecho de saber la identidad del Anticristo. Debe haber alguna otra verdad más profunda escondida en ese número. Hemos chequeado si el número 666 aparece en algún otro lugar de la Biblia y encontramos una otra referencia. Seiscientos sesenta y seis es el número de talentos de oro que recibió el Rey Salomón en un año (1 Reyes 10:14). Parece una ironía que un indicio que comienza diciendo "He aquí sabiduría" nos llevara al hombre cuyo nombre ha sido asociado a la sabiduría por miles de años. Dios le concedió al Rey Salomón un deseo, y él pidió sabiduría. Más tarde se hizo conocido por ser el hombre más sabio del mundo.

Salomón escribió dos libros de la Biblia. Además de eso, hay cuarenta capítulos en el Antiguo Testamento que narran eventos de su vida; pero hay solo dos referencias sobre él en los evangelios. En una de estas referencias, Jesús apunta a un evento en el mismo capítulo que tiene el número 666 (1 Reyes 10), donde la Reina de Saba viaja cientos de kilómetros y trae cerca de dos toneladas de oro como regalo para el Rey Salomón (1 Reyes 10:1-2). Jesús dijo: "La reina del sur se alzará en el juicio contra la gente de esta generación y los condenará; porque ella vino desde los confines de la tierra para oír la sabiduría de Salomón. Y he aquí uno más grande que Salomón" (Lucas 11:31).

Jesús dijo: "Piensen en las lilas de los campos, como crecen. Ellas no trabajan ni hilan, y sin embargo les digo que ni siquiera Salomón en toda su gloria fue vestido como una de estas. Entonces no se pregunten 'qué comeré' o 'qué tomaré' o 'con qué me vestiré'. Los gentiles son los que van en busca de estas cosas. Porque su Padre Celestial ya sabe que ustedes necesitan todas estas cosas. Busquen primero el Reino de Dios y su virtud, y todas estas cosas les serán dadas" (Mateo 6:28-33).

En ambas instancias, Jesús estaba diciendo que lo que tenía para ofrecer era más grande que lo que Salomón tenía. Entonces, en mi propia búsqueda de sabiduría, deduje que la verdadera sabiduría no podía obtenerse siguiendo a Salomón, sino a Cristo.

Salomón era rico, Cristo era pobre. Salomón era rey, Cristo era un plebeyo. Salomón tuvo cientos de mujeres, Cristo era soltero. Salomón construyó el famoso Templo de Jerusalén, Cristo fue ejecutado acusado por haber "amenazado" destruir el Templo.

¿No resulta extraño cómo en nuestro estudio de los últimos 3 años y medio finales seguimos retornando al Templo? Salomón, a través de 1 Reyes 10:14, está vinculado al número 666, y él fue el que construyó el Templo original. La Bestia (o Anticristo) está también vinculada al número 666 y con el acuerdo que establecerá para reconstruir el Templo. Salomón era un rey y el Anticristo será un rey. Pero el mensaje subyacente del Apocalipsis es que Cristo es el verdadero Rey de reyes, y todos los demás son falsificaciones en comparación. Y éstos incluyen a Salomón también.

Salomón fue un buen hombre; pero no puede compararse con Cristo. Tampoco ningún otro hombre que haya nacido puede compararse con Él. Como Jesús dijo en las profecías de los últimos días, la gente encontrará muchos reemplazantes del Mesías verdadero (Mateo 24:24). Pero cuando lo hagan, ese reemplazante (quien quiera que sea) será el Anticristo (1 Juan 2:18; 2 Juan 6-7). La supuesta iglesia cristiana preferirá seguir a San Pablo, al Papa, a Billy Graham o a Salomón antes que seguir a Cristo. Salomón es usado como una de las principales justificaciones en el evangelio de "la prosperidad", una herejía basada en la avaricia, que se está extendiendo rápidamente en toda la escena religiosa hoy en día. Incluso aquellos que dicen que no se subscriben a ella, aún toleran en sus librerías religiosas los libros que la enseñan.

No se necesita ser un genio para ver que la iglesia, con su énfasis en la prosperidad, la popularidad y el poder religioso, está más cerca del estilo de vida de Salomón que de las enseñanzas de Cristo. Mesías falsos de todo tipo se han puesto a sí mismos en el "lugar sagrado" y lo han hecho desolado espiritualmente.

Pero hay otro aspecto del número 666. En el Apocalipsis, el número 666 está vinculado a la Marca de la Bestia; y en el pasaje de 1 Reyes, está vinculado al oro. Ambos, la Marca (por ejemplo, una implante computarizado) y el oro representan avances significativos en la historia de la economía. La raza humana no ha avanzado del torpe sistema de permutación al concepto de sociedad sin dinero en un solo paso. El Imperio de Babilonia inventó el dinero en la forma de monedas de oro. Este fue un paso tan significativo en su tiempo como lo será la Marca para nosotros en el nuestro.

La profética imagen en el libro de Daniel (la estatua en Daniel 2:32-35) que representa a todos los imperios de la Historia desde el babilónico hasta hoy fue explicado por Daniel. Él dijo que la cabeza de oro representaba a Babilonia; y fue este imperio el que inventó las monedas de oro.

El resto de la estatua representa imperios mundiales sucesivos. A medida que Daniel pasaba vista al resto de la estatua, cada metal que reconocía era más y más inútil, hasta que finalmente culminó en los pies de barro y hierro. Ya hemos mencionado cómo los diez dedos de los pies hechos de barro mezclado con hierro representan el próximo orden mundial, que será una alianza de naciones controlada por la Bestia. Nota cómo el dinero ha progresado desde las monedas de oro hasta la Marca: monedas hechas de metal inferior (como indica la estatua), luego papel moneda, luego cheques y ahora solo impulsos eléctricos generando figuras en una hoja de balance. El dinero mismo se ha convertido en algo cada vez más inútil; pero el sistema se ha hecho cada vez más eficiente, permitiendo a los más ricos hacer enormes transacciones en cuestión de segundos.

Interesantemente, el ingrediente principal del barro (símbolo del último imperio) es la silicona; y el avance en tecnología de computadoras que hizo posible la Marca ha sido la creación del chip de silicona.

Otra creación que ha hecho posible la implementación de la Marca es el código de barras internacional. Consiste en una serie de líneas de diferentes grosores que es utilizada para identificar millones de productos diferentes. Los cajeros pasan el código de barras frente a una luz para obtener una descripción instantánea del producto y su precio. Mira de cerca diferentes códigos de barras y verás que todos tienen tres patrones de líneas que son más largas que las otras. Dos a cada lado y una en el medio. Si examinas qué líneas son usadas para cada número, verás que estos tres patrones que son repetidos en todos los códigos de barras representan el número 6, expresado tres veces: 666.

Al final del Sermón de la Montaña, Jesús contó una historia sobre un hombre sabio y otro insensato. Dijo que el hombre sabio era alguien que oyó la Palabra y la obedeció. Dijo que el hombre sabio construiría sobre una roca que sobreviviría todas las tormentas. En cambio, el hombre insensato era alguien que había escuchado la Palabra pero no la obedeció. Todos sus esfuerzos en construir una casa terminarían en la ruina.

Una estatua de pies de barro es como un hombre insensato que construye en la arena. Acumula más y más riquezas, pero no piensa a lo que conduce eso. Al final, él muere sin nada para su vida en la eternidad. La piedra que sale de la nada es el reino de los cielos, las enseñanzas de Cristo, la roca que crece y crece hasta que llena toda la tierra. Aquellos que construyen sobre las enseñanzas de Cristo serán eternamente recompensados. Tendremos tesoros en el cielo. Los problemas de la vida (y la muerte misma) no podrán sacudirnos.

Como Jesús y el ángel del Apocalipsis dirían: deja que la persona con entendimiento piense sobre esto por un momento.
Uno de los problemas con la Marca es que todos quieren saber cuánto pueden acercarse a ella sin recibir la maldición que ha sido pronunciada contra aquellos que la reciben. La mayoría de la gente espera que la Marca no llegue en la época que viven. De una forma u otra, no quieren lidiar seriamente con ella, y continúan haciendo esto incluso cuando ésta comienza a ser realidad.

Es difícil imaginar mucha de esta gente haciendo un cambio rápido y dramático en su estilo de vida cuando la Marca sea introducida. Especialmente si el cambio les cuesta la vida. Por favor, chequea este link para ver un video corto sobre cómo la gente reacciona a la Marca hoy: www.youtube.com/watch?v=19t5a0G_5P4

Jesús no identificó al enemigo como el Diablo, sino como el dinero o la riqueza. Él dijo que nuestra opción es servir y trabajar por Dios o por el dinero (Mateo 6:24). Dijo que terminaríamos odiando a uno o al otro. ¿A cuál tú odias? Él dijo que nuestras acciones mostrarán cuál tiene más importancia en nuestras vidas y cuál recibe nuestras sobras. ¿Tú acomodas tu tiempo para trabajar por el dinero después de servir a Dios o acomodas a Dios después de haber trabajado por el dinero?

San Pablo dijo que el amor al dinero es la raíz de todos los males (1 Timoteo 6:10). No hay mención de la Marca de la Bestia allí, ni tampoco en ninguna de las referencias anteriores. Tú no necesitas implantes y escaneos de computadoras para desobedecer a Cristo.

Las habladurías religiosas no deshacerán el mal que surge por ignorar las enseñanzas de Cristo. San Pedro dijo que Jesús es la Piedra que los constructores desecharon (1 Pedro 2:7). Y Jesús dijo que si no nos caemos sobre esta Roca y dejamos que nos cambie, un día la Roca caerá sobre nosotros (como la piedra en la visión de Daniel hizo con la estatua) y nos hará polvo (Lucas 20:17-18).

Para aquellos de nosotros que hemos tratado de tomar las enseñanzas de Jesús en serio, aprender a vivir por fe cuando la Marca llegue no va a ser tan traumático. Estamos construyendo una relación con Jesús ahora mismo. Podemos escucharlo y podemos experimentar la provisión de Dios en cualquier lugar donde nos dice que vayamos.

Jesús dijo a sus seguidores cuando le preguntaron dónde los cristianos irán cuando la Gran Tribulación comience: "Los pájaros irán donde está la comida" (Lucas 17:36-37).

Aquí está la sabiduría: piensa en los pájaros. Ellos no siembran ni cosechan, pero sí saben escuchar la voz de Dios cuando les dice dejar un lugar e ir a otro. Para cuando la hambruna llega, los pájaros ya se han ido. Una persona sabia con verdadero entendimiento, escuchará a Dios ahora mismo (antes que el desastre llegue) y lo obedecerá, incluso si esto significara dejar todo a lo que nos aferramos… antes que la Marca llegue.


Otros Artículos de Interés


Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":