No puedo decirte cuántas veces las personas me han pedido que comparta mi testimonio. "Lo que estás haciendo es genial; reunámonos y puedes compartir tu testimonio". "Quiero que vengan a visitar mi iglesia y compartan su testimonio".

Parece ser una práctica estándar en las iglesias; un ritual cómodo, pero insustancial, o un 'shibboleth'* que uno tiene que cumplir para demostrar que todos estamos del mismo lado y que todos somos "buenos".

En la superficie puede parecer un genuino interés o admiración por parte de la persona. De hecho, compartir una parte de nuestro testimonio no es en sí mismo incorrecto ni siempre está fuera de lugar. Sin embargo, en el contexto general, se convierte simplemente en otra parte de la versión iglesiana del "buen tipo": insípida superficialidad, evasión intencional a confrontar las realidades del discipulado cristiano, y dejar de lado a Aquel que es el verdadero Testador y el que merece el centro de atención (Hebreos 9: 16-17). Si nuestro "testimonio" no incluye la revelación de que Cristo llama a todos a abandonar sus propios caminos en obediencia a Él, debemos preguntarnos cuál es el objetivo de este ejercicio y quién está siendo realmente promovido en todo el show. Es decir, Cristo recibe una mención, pero es difícil argumentar que realmente está obteniendo la gloria cuando la persona que comparte su "testimonio" se centra principalmente en lo que ha recibido para sí misma.

Algo más sobre la naturaleza de "compartir testimonios" es el elemento de sesgo de confirmación inherente en la práctica. La mayoría de la gente quiere escuchar que la otra persona tuvo una experiencia (generalmente emocional) que entiende como prueba de que ellos mismos son "salvos". Esto valida su propia definición de salvación, incluso si el 'testimonio' dado por otra persona apenas se parece a los suyos en todos sus otros aspectos. También existe la tentación y la tendencia a modificar o exagerar aspectos del testimonio propio para hacer que suene más especial o significativo de lo que fue en realidad. Esto puede tener el efecto de hacer que otros, que no tienen nada tan 'especial' para compartir, se sientan inadecuados, y también se inclinen a decir cosas que hagan que su propia historia suene un poco más 'emocionante'. Esto solo alimenta el carrusel de la deshonestidad.

Compartir 'testimonios' tiende a ser menos acerca de aprender del testimonio, y más acerca de confirmar que ambas partes están en la misma página... una página que los hace 'más espirituales' ahora debido a una experiencia que tuvieron. Compartir acerca de cómo derribaron a otra persona en un argumento teológico, o tratar de superar a los demás en quién fue el peor pecador antes de ser salvo, no es el tipo de cosa que realmente da gloria a Dios. Puede generar un sentimiento temporal de "pertenencia" al grupo, pero no genera una unidad verdadera, profunda y duradera.

Por eso creemos que uno de los peligros reales de seguir esta práctica, es para nosotros mismos. En nuestro caso, como seguidores de las enseñanzas de Jesús, creemos que, al tratar de ganar a la gente al verdadero Cristo, podemos sentirnos tentados a ver esto como una oportunidad para entrar allí con algunas de las enseñanzas de Jesús de una manera más "encubierta", mientras pasa por alto el papel que la adulación puede desempeñar al distraernos de nuestra verdadera tarea.

Al final del día, lo que estábamos haciendo antes de comenzar a seguir a Cristo es en gran medida irrelevante en comparación con lo que estamos haciendo AHORA, es decir, predicar y vivir a Cristo y Sus enseñanzas, y buscar a otros que estén dispuestos a y deseando hacer lo mismo.

Esto incluso sucede con la forma en que las personas interpretan lo que podrían considerarse testimonios en la Biblia.

Desafortunadamente, parece que las referencias anecdóticas en los evangelios a las ocupaciones anteriores de algunos de los apóstoles, ciegan fácilmente a las personas sobre el punto real de las referencias. Los autores del evangelio no intentaban resaltar qué trabajos hacían las personas; ¡estaban señalando que dejaron esos trabajos en el instante en que Cristo vino y les dijo que lo siguieran! (Nota: mientras que las personas generalmente se refieren a que Pedro fue un pescador y que Pablo fue un fabricante de tiendas de campaña, y lo usan como una excusa sutil para justificar NO renunciar a SUS trabajos, el hecho de que Mateo fue un recaudador de impuestos rara vez es mencionado, si es que alguna vez se menciona.  La mayoría de las personas tendrían dificultades para argumentar que Mateo continuó siendo un recaudador de impuestos después de que Jesús lo llamó al discipulado, ¡sin embargo utilizan los supuestos ejemplos de Pedro y Pablo para justificar el quedarse en sus trabajos seculares!)

Otro problema patente con la gran mayoría de los "testimonios" compartidos en las iglesias es que se centran en lo que han recibido, ya sea un trabajo, una esposa, una mejor salud o una sensación de bienestar. Es posible que hayan recibido algo material que hizo que su vida sea "mejor" de alguna manera, pero hay poco cuestionamiento sobre si lo que recibieron tiene alguna relación con el testimonio de Jesús y Sus enseñanzas. ¿Dijo Jesús que vino a darnos un trabajo mejor pago, una esposa bonita, hijos o una mayor autoestima? Por supuesto no. De hecho, nos pide todo lo contrario.

Hay un momento y un lugar para compartir nuestros testimonios personales, así como los testimonios de otros, pero debemos entender lo que realmente significa "dar un testimonio". La palabra 'mártir' significa 'testigo' o 'uno que da testimonio'. Por lo tanto, un testimonio cristiano genuino es uno que habla de obediencia a Dios sobre todas las demás cosas, y que implica algún tipo de sufrimiento como consecuencia de esa obediencia. El libro de los Hechos es un testimonio de la vida de obediencia de algunos de los primeros cristianos, por ejemplo, al igual que los libros como “El Libro de los Mártires” de Foxe, “Dando testimonio” y “Locos por Jesús”: colecciones de historias sobre aquellos que han muerto o sufrido persecución por su fe y obediencia a Dios. Esos libros hablan de personas que renunciaron a lo que tenían en la vida - respetabilidad, comodidades, seguridad, salud, sus familias y también su propia vida - por la causa de Cristo y del Evangelio.

Cuando alguien está luchando sinceramente con las realidades de renunciar a todo para seguir a Cristo, aprovechar nuestra propia experiencia personal o comunitaria, puede ayudarnos a salvar la distancia entre nosotros y la persona que aún está tratando de reunir el valor para tomar las decisiones correctas de la forma más sabia posible. A menudo pueden sentir que están solos en la lucha o en su situación. Ayudar a otros a ver que las batallas que enfrentan no son exclusivas de ellos, y que PUEDEN ser superadas, es el tipo de testimonio que es relevante para nosotros como cristianos. Estos son el tipo de testimonios que sirven para desarrollar y profundizar nuestra unidad y confianza colectiva en Dios, y que edifican a la iglesia. Representan un testimonio más genuino de la gracia de Dios y de la verdad del testimonio de Cristo.

Puede haber ocasiones en las que compartir nuestro 'testimonio' sea nuestra mejor oportunidad para entregar algo de las enseñanzas de Cristo a una multitud, o un individuo, que de otra manera está inconscientemente sumergido en la tibieza de la frivolidad religiosa. Aquellos de nosotros que contamos con historias particularmente convincentes para contar sobre nuestra decisión de renunciar a todo, podríamos alcanzar a las personas de una manera que otros con historias más comunes no podrían.

Pero en tales situaciones debemos tener en cuenta cuál es nuestro verdadero propósito y mantenernos en ese propósito. No debemos suavizar el mensaje por el bien de aquellos que puedan impresionarse por el costo real de la fidelidad. También debemos recordar que cuando las personas están buscando a Cristo, querrán saber más acerca de ÉL, y no tanto sobre ti, de todos modos. Entonces, si la gente sigue preguntando por ti, cuando tratas de hablar de Cristo, no debes permitir que tu ego te engañe. Su adulación puede no ser tan sincera como crees, y puede estar ocultando el hecho de que realmente no están interesados en escuchar acerca de Cristo.

No necesitamos hacer un esfuerzo especial para ahuyentar a las personas con la verdad, pero sí necesitamos ser la sal del mundo. Si las personas no responden las cartas, no nos devuelven las llamadas o no nos invitan de nuevo porque les presentamos el mensaje de las enseñanzas de Jesús, no debemos dejar que nos desaliente. Es mucho mejor para nuestro ego y nuestro espíritu sufrir el rechazo por decir la verdad que arriesgar volvernos ciegos al creer las adulaciones sutiles.
 
Estemos en guardia para no dejar que nuestro orgullo sea engañado por la adulación sutil que nos induce a hablar de nosotros mismos y que nos incita a buscar la aceptación social. Más bien, mantengamos el enfoque en Cristo sin preocuparnos por cualquier rechazo que puede resultar.

Entonces, la próxima vez que alguien te pida que compartas tu testimonio, mantén el enfoque de tu "testimonio" donde debería estar, hablando mucho menos sobre ti mismo y mucho más sobre lo que Jesús nos pide a todos que hagamos en obediencia a Él.

Y para aquellos que nos piden que compartamos nuestro testimonio, tengan por seguro que compartiremos lo que implica el llamado de Cristo para todos los que lo buscan, y no solo una lista de deseos cumplidos.

*Un 'shibboleth' es una frase, consigna o costumbre, usada como un especie de código para identificar si alguien es parte de un grupo deseado o no.  El uso de la palabra viene de un historia en el libro Jueces 12, donde usaron la palabra 'shibboleth' para distinguir los Eframitas (quienes pronunciaron la palabra como 'sibboleth) de los hombres de Gilead.


Otros Artículos de Interés