Este artículo es un intento de explicar la diferencia entre la pobreza <<miserable>> y la pobreza <<emancipada>>.

Algunos amigos nuestros, e incluso nosotros mismos, hemos experimentado (ya sea por plazos cortos o largos) vivir más sencillamente, durmiendo en carpas, furgonetas, en las calles, haciendo dedo, etc. Sin embargo la gente muchas veces supone que tenemos más riqueza de la que realmente tenemos porque no tenemos el aspecto usual de personas que se considera pobre.

Notamos que en India, algunos mendigos sienten que tienen que poner una voz de sufrimiento y hacer todo lo que pueden por medio de su lenguaje corporal para comunicar que están en la miseria total. Se visten con la ropa más sucia posible y se posicionan en el suelo como si estuvieran al borde de la muerte para completar el cuadro.

Sin embargo, conocimos un mendigo en particular que trabajaba en un puente peatonal. Todas las mañanas venía con una camisa planchada y pantalones de vestir. No tenía brazos, sin embargo se paraba mirando a la gente con una gran sonrisa. Pedía que la gente pusiera sus donaciones en uno de los bolsillos de su camisa. Sólo se quedaba el tiempo suficiente para recaudar el equivalente a algunos pocos dólares y con eso ya era feliz. Luego se iba a casa por el resto del día.

Puede ser verdad que lo mendigos <<miserables>> ganan más dinero por sus esfuerzos; pero tenemos la confianza de que este hombre tenía una mejor calidad de vida. No produce tanta lástima, pero a la vez no lo necesitaba. Su pobreza no había destruido su autoestima, y como por resultado trasmitía ser espiritualmente rico. De hecho, era su pobreza <<en espíritu>> (es decir estar contento con sólo algunos dólares por día) que hacía innecesario rebajarse a la tácticas que se requieren para ganar mucho dinero como mendigo.

Pero nos podemos imaginar a personas pensando que este hombre no merecía una contribución porque obviamente tenía suficiente dinero para comer bien y vestirse con ropa buena. ¡Que absurdo! La verdad es que vivía con menos que los otros. Se daba a los otros mendigos también, porque también eran pobres; pero no eran tan pobres como su apariencia sugería.

Ahora podemos relacionar eso con nosotros mismos. Tenemos ciertas posibilidades con respecto a qué elecciones vamos a hacer. Depende a qué nivel cada uno decide vivir. Pero esperamos poder proyectar una imagen de pobreza <<empancipada>> en cualquier nivel de vida que llevemos, y no una imagen de pobreza <<miserable>>.

Si el departamento, furgoneta, o incluso la carpa está desordenado, sucio, poco saludable, arruinado, etc. entonces tal vez tengas que preguntarte si tienes que tomar más responsabilidad por la imagen que trasmites. Desde ya, regocijémonos en nuestra simpleza y en no tener vergüenza de decir que somos pobres. Pero que sea cuanto más ordenado, acomodado, sano, feliz, y limpio posible. (Entendemos que alguien que tiene que dormir en el piso no va a poder llevar puesto una camisa blanca y planchada todos los días; pero tampoco tiene que dormir en el mismo lugar donde orina, si entiendes mi punto...).

Queremos que donde vivamos, ya sea en una furgoneta, casa rodante, departamento o carpa, sea un testimonio a la simpleza y orden que Dios ha brindado a nuestras vidas.  Si no estamos proyectando esa imagen, entonces nos tenemos que preguntar por qué.  Que tengamos cuidado de no ser como los mendigos gimientes y quejosos de India, que intentan aparentar estar en peor condición de lo que realmente están sólo para ganar simpatía.

Para nosotros, es un cumplido si alguien nos dice, "Qué lindo departamento".  Nos esforzamos en arreglar bien nuestro hogar sin tener que invertir dinero para que sea lindo.  Es un testimonio para muchos de nuestros amigos y vecinos, quienes prácticamente todos tienen más dinero que nosotros, y que sin embargo, continúan quejándose por su falta de dinero y codiciando más.

Al mismo tiempo, apreciamos que nuestro estilo de vida es mucho más comodo de lo que experimentan muchas otras personas en el mundo, incluyendo cristianos en otras partes del mundo.  A su vez, otra vez, tiene ciertas responsabilidades que algunos otros tampoco quieren. Así que apreciemos todos las diversas posibilidades que están disponibles para cada uno de nosotros y elijamos lo que nos va a ser más libres en nuestra pobreza.


Otros Artículos de Interés


Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":