La ciudad de Reno, Nevada ("La Pequeña ciudad más grande del Mundo") se construyó por fe. Millones de dólares ingresan a la ciudad todos los días por medio de juegos como Keno (parecido a la Quiniela de la Argentina). En este juego los casinos ofrecen pagar US$50,000 por una apuesta de US$1 si alguien puede elegir 10 números correctos (de 80 posibles números) que se nombran al azar. En teoría, los jugadores podrían elegir los números correctos dos veces en seguida, y por dejar las ganancias de la primera apuesta de US$1, podrían adueñarse de la ciudad entera en 10 minutos. Esto es un riesgo genuino que todos los casinos están preparados a tomar (Keno no es un juego arreglado).

La Fe En Las Probabilidades

Los jefes que manejan las apuestas tienen fe en las probabilidades. A veces las probabilidades sólo están 55%/45% en su favor. De vez en cuando pierden, pero con el pasar del tiempo todo vuelve, y más. En realidad el riesgo es infinitamente pequeño comparado a la certidumbre de que van a ganar al final.
Jesús hablo de unas personas que se les había dado dinero para invertir. Una persona enterró el dinero para mantenerlo a salvo; pero fue castigado por hacerlo. Las personas que temen tomar riesgos nunca llegan a ningún lado. Es tonto apostar cuando las probabilidades están en contra de ti. Pero hay muchos lugares donde una ganancia de alguna manera puede ser asegurada, como lo es para los dueños de los casinos.

Podríamos Estar Equivocados

Jesús no estaba hablando sobre ganar dinero cuando contó esta historia. Él estaba hablando sobre inversiones espirituales, y como otras inversiones, vienen con riesgos. A menudo sólo estamos 60% o 70% seguros de lo que Dios quiere. Podríamos estar equivocados. Sin embargo, si seguimos intentando, vamos a progresar, y Dios nos premiará por hacerlo. Esta es la razón por cuál apostar con tu fe: la fidelidad pagará grandes ganancias al final.
El Reino de Dios (el pequeño reino más grande en el universo) se construye a base del mismo principio. Unas ganas, y algunas pierdes, pero siempre vas a ganar más de lo que pierdes si sigues jugando.


La religión, sin embargo, se construye en el principio del enterramiento... que no hay nada más seguro que hacer nada, y que es mejor no arriesgar cometer un error. La iglesia está llena de perdedores espirituales que han parado de escuchar de Dios porque no pudieron tener 100% claridad. ¡Pobres! ¡Han cometido suicidio espiritual porque no pudieron enfrentar el riesgo de estar vivos y activos espiritualmente!

Nunca Perdemos

Romanos 8:28 dice que todo coopera para el bien para los que aman y siguen a Dios. No significa que no vamos a tener dificultades o cometer errores, pero en lo general, nunca perdemos. Las dificultades y errores eventualmente se igualan con placeres mayores y triunfos más grandes... simplemente porque seguimos tratando de amar y obedecer a Dios.

No necesitas tener un registro perfecto para ganar el reino; sólo necesitas seguir actuando en base de lo que Dios te da, incluso si no es 100% claro.


Otros Artículos de Interés


Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":