Aquí presentamos algunas interpretaciones futuristas de las profecías que pueden abrir nuestros ojos a los sucesos de hoy; los desarrollos tecnológicos, económicos y políticos que nos están llevando al imperio mundial final detallado en las profecías.

EL IMPERIO MUNDIAL


Creer que el imperio mundial de la bestia, mencionado en el Apocalipsis, se refiere a un gobierno futuro, no significa que imperios y gobiernos pasados no hayan sido parte de la bestia. El nuevo imperio mundial será simplemente la culminación de todos los gobiernos humanos de la historia. En una de las profecías más precisas y verificadas jamás, Daniel prevé todos los imperios mundiales desde su tiempo hasta el Reino de los Cielos que viene y destruye el imperio final. (Daniel 2:44, Daniel 7:18) Daniel interpreta un sueño sobre una estatua y predice los imperios de Persia, Grecia y Roma. (Daniel 2)  Más tarde, ve cuatro bestias que simbolizan a su vez los cuatro imperios: el Imperio Babilónico de su época, el Imperio Persa, el Imperio Griego, y el Imperio Romano. (Daniel 7)  Daniel nota que la cuarta bestia es "muy distinta de todas las otras, sumamente espantosa ..." y el énfasis principal del resto de las profecías en el Apocalipsis, así como la de Daniel, se trata de esta bestia: el Imperio Romano o, más exactamente, un imperio único (representado por los diez dedos de los pies) que se levanta de las ruinas del Imperio Romano.

Se supone que el Imperio Romano cayó unos pocos cientos de años después de Cristo, pero en realidad se dividió en dos: "Oriente" y "Occidente", los cuales persisten hasta nuestros días, y de hecho habían sido previstas por Daniel. Las dos piernas de la estatua en el sueño de Daniel encajan perfectamente con la continuación del Imperio Romano, ya que cooptó (y casi destruyó) el cristianismo en dos formas: el Imperio Bizantino (que fue el origen de las iglesias ortodoxas rusas y griegas) y el Sacro Imperio Romano Germánico (católico). 

Hoy en día continuamos con las potencias del Oriente y Occidente, hasta haber desarrollado dos diferentes filosofías económicas y políticas: capitalismo y comunismo.  Aunque los comunistas se han supuestamente deshecho de su herencia bizantina feudal, el mismo espíritu de la tiranía sigue existiendo; y aunque el capitalismo protestante supuestamente dejó el feudalismo católico detrás, la misma acumulación de riqueza que era la vergüenza de la Iglesia es aún más el carácter definitivo del mundo occidental. De la misma manera que el hierro y el barro en los pies de la estatua de Daniel no se mezclaban, el sistema actual del hombre está dividido, pero aún posee el espíritu del Imperio Romano. (Daniel 2:43)

Sin embargo, estas divisiones serán superadas en el último imperio mundial. La cuarta bestia mencionada en Daniel tiene diez cuernos, una característica que vincula a este imperio al que se menciona en Apocalipsis 17 (y Apocalipsis 12:3 y Apocalipsis 13:1) que tiene siete cabezas y diez cuernos. Un ángel le explica a Juan que estas cabezas simbolizan los siete imperios mundiales, de los cuales cinco son caídos (Egipto, Asiria, Babilonia, Persia y Grecia), uno es (Roma), y el otro está aún por venir. Este último parece ser un futuro gobierno mundial que da lugar a un líder mundial, que será el líder terrenal más poderoso que jamás haya habido. Él estará totalmente en contra de Dios, y ganará su poder directamente de Satanás. (Apocalipsis 13)

A pesar de que este último imperio sólo parece durar por un par de años, justo al final de la historia humana, es el que encarna todo lo peor (y quizás lo mejor también) de todos los imperios humanos que jamás existieron. Sin duda es el más importante en la profecía.

LA PROSTITUTA

Apocalipsis 17 continúa diciendo que esta bestia (es decir, el último imperio mundial) es de color rojo (Apocalipsis 17:3) y que una prostituta llamada Babilonia la Grande se sienta en ella. Un ángel le dice a Juan que la prostituta es una gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra. (Apocalipsis 17:18)  Otro ángel pasa a explicar que la característica principal de esta ciudad es su riqueza y su importancia como un lugar para el comercio. (Apocalipsis 18)

Una interpretación que encaja muy bien con los eventos de hoy en día es que la bestia es la Rusia (o China) (el rojo es simbólico del comunismo) y la prostituta son los Estados Unidos.

Al igual que una prostituta, los Estados Unidos hablan de amor (representado por el cristianismo institucional), pero en realidad sólo quieren dinero. Hoy en día, Estados Unidos tiene el dominio político y económico en todo el mundo, pero de acuerdo a la profecía, la bestia (posiblemente Rusia) un día "...devorará su carne, y la quemará con fuego". (Apocalipsis 17:16) A continuación la Rusia, trabajando en unión con otras naciones, las cuales le otorgarán el poder de gobernar al mundo, pasará a convertirse en el cumplimiento del resto de las profecías del tiempo del fin sobre la espantosa bestia final.

TIEMPOS MODERNOS

Muchas de las cosas mencionadas en el Apocalipsis eran simplemente imposibles hasta menos de cien años atrás. ¿Quién podría haber considerado aun hace 200 años que sería posible que los hombres pudieran destruir la tierra (Apocalipsis 11:18), pero hoy nos hemos acostumbrado a la posibilidad de la aniquilación que se cierne sobre nuestras cabezas, a través de la amenaza de una guerra nuclear. Juan se entera de un ejército de 200 millones de personas. (Apocalipsis 9:16)  Esto realmente sólo se ha vuelto posible después de la dictadura de Mao en China. Ataques nucleares hacen los pasajes de la destrucción por el fuego más plausibles. (Apocalipsis 8:7-11, Apocalipsis 16:8, Apocalipsis 18:8-10)  Con el 90% de los científicos que jamás han vivido, estando vivos hoy, la época nuestra es - sin duda - un tiempo de mucha gente corriendo de aquí para allá, y del conocimiento aumentado. Ésta es otra señal del fin, de acuerdo con Daniel 12:4; sólo con las telecomunicaciones en todo el mundo de hoy ha sido posible que esta profecía pueda cumplirse: "... Los pueblos, tribus, lenguas y naciones verán sus cadáveres" (refiriéndose a los Dos Testigos). (Apocalipsis 11:9)

Hay algunas otras cosas interesantes que ocurren en estos momentos que podrían ser señales de que aquel tiempo se está acercando. El número 666 (Apocalipsis 13:16-18) parece estar incorporado en el Sistema de Clasificación del Producto Universal (conocido como el "código de barras").  También se ha desarrollado un microchip implantable (e.j. Verichip), el cual se podría usar fácilmente para "marcar" a todos los habitantes del planeta y controlar sus compras y ventas. (Ver el artículo "La Marca") La estrella que cae a la tierra y hace las aguas "amargas", por lo cual mueren muchas personas, se llama Ajenjo que se traduce como Chernóbil en ucraniano. El envenenamiento del agua por radiación encaja perfectamente con esta profecía, aunque, el nivel de la muerte que en realidad ocurrió (al menos hasta ahora) por medio de esa central nuclear que había estallado, no está en absoluto al nivel profetizado. (Apocalipsis 8:10-11)  Esto simplemente muestra que tales profecías del Apocalipsis pueden fácilmente cumplirse en nuestros días con la tecnología que tenemos.

Por ende, estos acontecimientos no son cumplimientos totales de las profecías, pero las similitudes son tal vez indicios de lo que está por venir. Un patrón está - sin duda - formándose, y como el tiempo se acerca, la plenitud de las profecías se dará a conocer más y más. Las estadísticas de crecimiento de la población, consumo de energía, consumo de recursos no renovables, extinción de especies, expansión del desierto, producción de armas, destrucción del medio ambiente y la contaminación muestran un crecimiento exponencial hacia el desastre inevitable. De hecho, cuanto más se tarda una crisis mundial para "arreglar" el problema, por ejemplo una gran escasez de alimentos, guerra, o una plaga que causaría la muerte a una gran proporción de la población mundial, más grave va a ser la crisis cuando surge. Es imposible mantener físicamente el actual crecimiento exponencial de la avaricia del mundo desarrollado y la población en el mundo en desarrollo a la vez.

Por supuesto hay recursos más que suficientes para las necesidades de un doble de la población actual, pero la escena presentada aquí supone que los sistemas del mundo no van a cambiar sus actitudes básicas, y es una hipótesis razonable en la luz de la historia. Ella es aún más razonable si tenemos en cuenta que sólo hubo un sistema de gobierno que estuvo siquiera un poquito en línea con Dios. Ése fueron los antiguos judíos; sin embargo, su pretensión de ser el reino de Dios se perdió con su rechazo a la revelación más alta del reino de Dios por medio de Cristo Jesús. (Gálatas 2:16, Gálatas 2:28-29)

LA NUEVA ERA

En realidad, hay mucho en la profecía que sugiere que el anticristo, al menos inicialmente, declara ser el Mesías, llegando a marcar el comienzo del Milenio de la Paz con su gobierno que se hace pasar por el reino visible de los cielos: llevando paz y prosperidad (Daniel 8:23-25), y engañando a la gente a creer que él es el Cristo. (Apocalipsis 13:11, Mateo 7:15, Mateo 24:24)

Uno de los temas más difundidos del movimiento cada vez más popular de la corriente dominante de la Nueva Era, es que el desastre (Gran Tribulación) se puede evitar si suficiente gente cambia su conciencia para alinearse con un patrón emergente de pensamiento que surgió en los años 1960. Al principio, este nuevo modelo parecía estar más en sintonía con las aplicaciones prácticas de las enseñanzas de Jesús. Incluía énfasis tales como una vida sencilla, una actitud de cuidar, compartir, estar en contra del sistema, y la falta de la hipocresía tan frecuente en las iglesias. Sin embargo, a medida que avanzamos en el nuevo milenio, el movimiento de la Nueva Era está convirtiéndose cada vez más materialista y cada vez más alineado con el sistema; y con este tipo de alineación está ganando rápidamente impulso y respetabilidad. Está de moda casi cualquier filosofía espiritual que no sea cristiana.  De hecho, ya que ni siquiera se dicen ser cristianos, sus excesos potenciales están mucho más allá de los de las iglesias, y su énfasis en el hedonismo, el ocultismo y el espiritismo deja la puerta abierta de par en par a la aceptación de Satanás mismo como el nuevo Mesías. Su filosofía es un vehículo perfecto para el anticristo, a través del cual él puede afirmar cumplir con las esperanzas fuera de lugar de una población tibia, la cual quiere, a toda costa, evitar el sufrimiento. Tal vez Daniel alude a esto cuando dice: "... por la paz destruirá a muchos". (Daniel 8:25)

EL SUFRIMIENTO

La doctrina de evitar el sufrimiento es contraria al mensaje del cristianismo. De hecho, es un cuento de hadas. Sin embargo, esta doctrina es casi universal, no sólo con el movimiento de la Nueva Era, sino también con los teóricos del rapto secreto.

Una de las cosas en las profecías es segura: todo el mundo sufrirá. La pregunta fundamental es si vamos a sufrir por obedecer a Dios, o por desobedecer a Dios. Si optamos por rompernos en la Roca de las enseñanzas de Jesús, tenemos que pagar ahora, y sufrimos persecución a causa de nuestra decisión; pero aun en esta vida tendremos consuelo espiritual y la satisfacción profunda de ser fieles a nuestra conciencia, y en el futuro tendremos recompensa eterna e infinita. Dios promete corregirnos, a menudo dolorosamente, como una expresión de su amor. (Apocalipsis 3:19, Hebreos 12:4-11)  Si optamos por evitar el sufrimiento en el corto plazo, vamos a pagar mucho más, más tarde, y no habrá recompensa. En este caso lo mejor que podemos esperar es una aniquilación rápida; y probablemente sufriremos la ira insoportable y atroz de Dios, con total desesperación y desesperanza. Termina con nosotros siendo aplastados a polvo por la Roca. (Lucas 20:18, Apocalipsis 14:9-11 y Apocalipsis 16)

La doctrina del sufrir y aguantar es fundamental para el cristianismo. Jesús no sólo proporcionó el máximo ejemplo de morir por el amor y Dios, sino también es evidente que nos enseñó a hacer lo mismo. Hay un fuego que viene, para los incrédulos que es un fuego de la destrucción (Mateo 13:49-50, Apocalipsis 16:8); para los obedientes es un fuego de la purificación. (Marcos 9:49)  A los cristianos que perseveran hasta el fin, en obediencia a Dios, y que "superan", pertenecen las recompensas que incluyen la vida eterna, la salvación, sentarse en el trono con Jesús, ser hijos de Dios, y otras cosas que son difíciles de entender en la actualidad, probablemente debido a que la dimensión de los cielos es bastante diferente de lo que estamos acostumbrados en la tierra. (Apocalipsis 2:26, Apocalipsis 3:5, 12, 21)

El Apocalipsis habla de una época de gran persecución de cristianos por el anticristo. (Apocalipsis 12:13, 17)  En ese momento nos parecerá que el anticristo hubiere totalmente destruido a los cristianos. (Daniel 7:21, Daniel 7:25, Apocalipsis 13:7)  Muchos de los que se pensaban que eran los verdaderos líderes cristianos perderán su fe (Daniel 11:35), pero esto es sólo para que los verdaderos cristianos sean probados, para ver si su fe en Dios es real (Apocalipsis 13:10), o si ella estaba en sus líderes religiosos. La prueba sucederá también para ver si de verdad vamos a obedecer, soportar y vencer, no importa qué. Es difícil de decir por cierto exactamente cuán complicados estos tiempos serán. Parece que Dios dejará a nuestro libre albedrío si vamos a desobedecerle o no.  Pero cualquier persona que decide hoy seguir sinceramente a Cristo, entra en comunión con él, y aprende las lecciones necesarias para poder vencer cualquier prueba. La Biblia dice que él no nos dará pruebas que no podamos soportar. (1 Corintios 10:13)  Esta promesa, sin embargo, no implica que nadie elegirá desobedecer a Dios en tiempos de prueba.  Es una promesa a los fieles, para que sepan que aun durante la prueba, Dios está con ellos y los ayudará vencer.  Los que no quieran obedecer a Jesús hoy, no aprenderán las lecciones necesarias para superar las pruebas del futuro.  Es un engaño pensar que en el momento de persecución no negaríamos a Jesús, si no estamos preparados a enfrentar hoy el rechazo mínimo que viene por obedecer a Jesús.

LA MARCA Y EL DINERO

Un pasaje central del Apocalipsis habla sobre un sistema universal de marcaje, sin el cual, "... nadie pueda comprar o vender ..." (Apocalipsis 13:17)  Los que aceptan esta marca "... beberán del vino de la ira de Dios, el cual está echado puro en el cáliz de su ira, y ... serán atormentados con fuego y azufre ... " (Apocalipsis 14:10)  El pueblo de Dios es descrito como aquellos que "... habían alcanzado la victoria sobre la bestia, y sobre su imagen, y sobre su marca, y sobre el número de su nombre ..." (Apocalipsis 15:2)  El número de la bestia es 666 (Apocalipsis 13:18), y este número es una clave importante para comprender la forma que Dios usa para separar a sus hijos de los del diablo.

Hay otro lugar en la Biblia donde aparece el número 666; es el número de talentos de oro que Salomón recibió en un año. (1 Reyes 10:14) La conexión entre los dos versos es que ambos se refieren a un medio de intercambio, o dinero, el amor al cual es la raíz de todo mal. (1 Timoteo 6:10)

El dinero es un tema en cual Jesús se enfocaba mucho. Es la base de todos los imperios del hombre, y la antítesis de la fe en Dios. (Mateo 6:24) Se nos exhorta a no preocuparnos por nuestras necesidades materiales (Mateo 6:25-31) y buscar por encima de todo la voluntad de Dios. (Mateo 6:33)  Ésta es la solución al enigma del libro de Apocalipsis, porque es en vivir por fe en Dios que salimos de Babilonia (Apocalipsis 18:4) y es por vivir por fe en Dios que somos capaces de rechazar la Marca de la Bestia. La mayoría de las personas no creerá que pueden vivir sin la marca, tal y como hoy la mayoría de las personas no creen que puedan vivir sin dinero. Si hemos aprendido a literalmente desprendernos de nuestras posesiones materiales (Lucas 12:33, Lucas 14:33), y si confiamos en Dios para nuestra comida y ropa (de acuerdo con las enseñanzas de Cristo) será mucho más fácil obedecer la orden de echar a correr al instante, ni siquiera deteniéndose a recoger nada, en el día en que el "... Hijo del Hombre se manifieste." (Lucas 17:31-36

El libro de Apocalipsis habla de la verdadera iglesia (la mujer) que huye a un lugar preparado en el desierto por el tiempo de la Tribulación (Apocalipsis 12:6) por medio de las alas de un águila. (Apocalipsis 12:14)  Jesús menciona crípticamente en el pasaje de Lucas acerca del huir que, "Donde estuviere el cuerpo, allí también las águilas se juntarán". (Lucas 17:37) Esto parece ser una referencia a la verdadera iglesia de ser llevada al desierto y protegida (por lo menos hasta cierto punto). Tal vez las águilas son una forma de transporte aéreo que juntará a los cristianos dispersos, lejos del sistema. El tiempo lo dirá.  Lo importante es ser parte de esa verdadera iglesia hoy.

Los conceptos de no trabajar por el dinero y trabajar por amor, y confiar en Dios son un conjunto que no sólo resuelve el enigma del Apocalipsis, pero que también es un tema recurrente a lo largo de toda la Biblia. Ser cuidados en el desierto durante la Gran Tribulación corre paralelo con la experiencia de los judíos en su éxodo del Imperio Egipcio (de Éxodo 12 en adelante), en el cual fueron alimentados con el maná que cayó del cielo durante 40 años. En el comienzo mismo de la Biblia estaba la maldición que Dios puso sobre la desobediencia de Adán y Eva; la mayor parte de la maldición significaba no poder comer libremente del Árbol de la Vida. Después de los eventos de la Tribulación, los fieles que hicieron el bien (Mateo 25:31-46, Apocalipsis 20:12-13) reciben el árbol de la vida de nuevo, con la maldición totalmente levantada. (Apocalipsis 22:2-3)

CONCLUSIÓN 

El libro de Apocalipsis es parte del mensaje global de la Biblia, y que tiene una gran importancia para cómo debemos vivir nuestras vidas en este momento, así como tiene relevancia en los tiempos del fin. Aun si el tiempo del cumplimiento de las profecías no llegara en nuestros tiempos, seguiría siendo pertinente al día de hoy, porque el libro es realmente "La Revelación de Jesucristo", y es específicamente para aquellos que obedecen a Jesucristo. (Apocalipsis 1:1 y Apocalipsis 22:6) Como dice Juan, "... el tiempo está cerca." (Apocalipsis 1:3)  Hay enseñanza en este libro que se nos insta a seguir. (Apocalipsis 1:3 y Apocalipsis 22:7) La obediencia a las enseñanzas de Jesús es la clave mayor para entender este libro ... sobre todo, aunque no exclusivamente, en los últimos tiempos. Parece que los premios son para todos los que hayan sido del pueblo de Dios en la historia. El precio es todo lo que tenemos (Lucas 14:33), pero la recompensa es más de lo que podamos posiblemente imaginar. (Mateo 19:27-30 y Apocalipsis 21:7)

"He aquí, yo vengo pronto, y mi recompensa conmigo para recompensar a cada uno según sea su obra. Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin. Bienaventurados los que lavan sus vestiduras para tener derecho al árbol de la vida. " (Apocalipsis 22:12-14): "El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo". (Apocalipsis 21:7)


Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":