Aquí, en este pequeño versículo de 1 Corintios, se encuentra la verdad sobre la inutilidad del esfuerzo humano para salvarnos. Sin duda, trata de servir a Dios, trata de ser perfecto, trata de obedecer a Cristo pero no pienses por un minuto que ya has "llegado"; porque ahí es exactamente cuando perderás todo lo que pensabas que tenías.

Pablo dijo: "Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús" (Filipenses 3:13-14).

"Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la altivez de espíritu" (Proverbios 16:18).

La paradoja va incluso más lejos que esto. Cada vez que crees que has encontrado la "clave" para la salvación en alguna nueva doctrina o experiencia, es casi seguro que estás siendo engañando y que te diriges al fracaso. "No puedes poner a Dios en una caja". Entonces, todo intento de empaquetarlo o ser más astuto que Él a través de alguna claúsula te va a costar exactamente lo que estabas buscando en primer lugar.

"Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios" (Salmos 51:12).

Cualquiera que alguna vez haya tratado seriamente de ser "humilde" se habrá encontrado con la paradoja. Cuánto más tratas de ser humilde, menos humilde te sientes. Te metes en este ciclo frustrante, donde la humildad siempre parece estar más allá de tu alcance.

Lo mismo es cierto para todo lo que recibimos de Dios. Cuánto más aprendemos, más nos damos cuenta de cuán finito es nuestro entendimiento. No hay lugar para la complacencia engreída de Su gracia. Aunque la medida de verdad que Dios nos da puede darnos una confianza que no se deja engañar por las mentiras y los engaños de los insinceros, siempre existe la posibilidad de que podamos estar equivocados. Siempre existe la necesidad de autoexaminarse, de quebrantarse más, de tener más contrición delante de Dios.

De acuerdo con este mismo espíritu general está el concepto de recibir revelación. En los tiempos del Antiguo Testamento había "profetas" a quienes la gente acudiría cuando quisiera conocer la voluntad de Dios. Estas eran personas que habían aprendido a abrir sus mentes ante la posibilidad de que Dios dijera algo, incluso las cosas que personalmente no querían oírle decir.

Incluso algunos de los falsos profetas parecen haber podido hacer esto; es solo que alterarían la revelación después de recibirla, para que se ajuste a sus propios prejuicios personales. Pero para conocer la voluntad de Dios en primer lugar, lo único que hicieron los profetas fue abrir sus mentes completamente para escuchar cualquier cosa que Dios quisiera decir, y eso incluía estar abierto a escuchar lo que todos sus instintos naturales no querían escuchar.

Dios ahora ofrece esta capacidad a cualquiera de nosotros; pero todavía hay muy pocos que saben cómo aprovecharla. Las personas en todas partes argumentan que Dios les dijo tal y tal cosa, que saben cuál es la voluntad de Dios, que están siendo dirigidos por Dios en lo que están haciendo. Pero no se necesita mucho para ver que la mayoría de estas mismas personas están tan cerradas como un tambor a lo que Dios realmente quiere decirles.

Realmente encontrar la voluntad de Dios para tu vida requiere mucho más que un uso inteligente de las palabras. Requiere un corazón quebrantado y contrito, una apertura para escuchar lo que menos quieres escuchar, la voluntad de arrepentirte de cualquier cosa que se interponga en el camino de la voluntad de Dios para tu vida.

"Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿Quién lo conocerá?" (Jeremías 17:9).

No hay forma de que cualquier esfuerzo o conocimiento propio pueda protegernos de nosotros mismos. Porque tan pronto como creemos que lo tenemos todo, somos engañados por ello, y todo lo que Dios quisiera hacer a través de nosotros se frustrará. Lo que necesitamos es un corazón eternamente humilde, uno que no confíe en nuestro propio entendimiento, ni ahora ni nunca, sino que busque las respuestas solo en Dios.

"Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia" (Proverbios 3:5).

Desafortunadamente, cuánto más lo hagamos y sigamos a Dios con humildad, más podremos convencer a los demás para que piensen que todavía seguimos a Dios cuando, de hecho, dejamos de apoyarnos en Él y comenzamos a tomar crédito por lo que aprendimos de Él en el pasado.

Esta es la fuente de tanto engaño. La verdad es pronunciada por personas que escucharon a Dios por un tiempo, pero luego dejaron de confiar en Él y comenzaron a apoyarse en su propio entendimiento. Pensaron que habían "llegado" y se perdieron. Ellos pensaron que estaban de pie, y así cayeron. Pero, debido a que aún comprendían mucha verdad espiritual, en su caída, se llevaron a otros con ellos. A otros les resultaba difícil creer que tanta verdad pudiera provenir de alguien que se había alejado de la total dependencia de Dios.

Pero incluso aquellos que siguen a esas personas deben finalmente responderle a Dios si siguen a la persona en lugar de seguir la verdad que la persona está hablando.

Alguien ha dicho: "Todo lo que se necesita para llegar al cielo es sinceridad, pero se necesita toda una vida para demostrar tu sinceridad". En otras palabras, el camino está lleno de tropiezos, lo que nos puede alejar totalmente del hambre y la sed de la justicia, y puede hacernos pensar que lo que aprendimos a través de la fe de ayer, la humildad de ayer, la sinceridad de ayer es lo suficientemente bueno para hoy.

No hay un plan de jubilación de este lado de las "puertas de perla". Nunca debemos dejar de aprender, o estaremos perdidos. Debemos buscar la protección de Dios del engaño de la justicia propia. Estemos constantemente abiertos a la corrección. Porque el precio de la salvación es la vigilancia eterna en esta área.

Tú que piensas que estás de pie hoy... ¡mira que no caigas!


Otros Artículos de Interés




Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":