El Mensaje

El Mensaje - Las Palabras Radicales de Jesús


59. Ustedes no saben de qué espíritu son. Cuando el espíritu inmundo sale de la persona, anda buscando descanso por lugares secos y no lo encuentra. Entonces piensa: «Volveré a morar en la persona de la cual salí»; y cuando llega, encuentra a la persona barrida y adornada, pero todavía vacía.

60. Entonces el espíritu inmundo va y trae consigo otros siete espíritus peores que él, y entran en la persona y empiezan a vivir allí. Al final, el estado de esa persona termina siendo peor de lo que era antes. Así le pasará a las personas malvadas.

61. Así que, si me aman, guarden mis mandamientos. Yo oraré al Padre y Él les dará un Consolador para que esté con ustedes para siempre. Es el Espíritu de la Verdad. El mundo no lo acepta, porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes lo conocen, porque está presente ahora con ustedes y estará dentro de ustedes.

62. Porque Juan el Bautista sumergió a las personas en agua, pero ustedes serán sumergidos en el Espíritu Santo.

63. Es el Espíritu el que da vida. Las obras de la carne no pueden hacer nada. Y les digo la verdad, las palabras que les hablo son Espíritu y les darán vida.

64. Es provechoso para ustedes que yo no esté físicamente; pues, si todavía estuviese, el Consolador, el Espíritu Santo, no hubiera venido a ustedes. Como yo estoy ausente físicamente, el Espíritu fue enviado a ustedes.

65. El Espíritu revela al mundo lo que es pecado, rectitud y juicio. Pecado, porque ellos no creen en mí; rectitud, porque estoy con mi Padre y ustedes ya no me ven físicamente; juicio, porque el que gobierna el mundo ya ha sido juzgado.

66. Les digo la verdad, cualquier pecado y blasfemia que se haya cometido puede ser perdonado, pero lo que se diga en contra del Espíritu Santo no será perdonado. Si hablaron mal de mí, se perdonará, pero repito, el que hable mal del Espíritu Santo no tiene perdón, sino que es merecedor del juicio eterno.

67. Tengo muchas cosas que decirles, cosas que ustedes no entenderían ahora. Pero cuando tengan el Espíritu, los guiará a toda la verdad; pues no hablará por su propia cuenta, sino que todo lo que oiga, eso les hablará y les mostrará aquello que ha de venir. El Espíritu me alabará y me glorificará, revelándoles mi gloria. Todo lo que es del Padre es mío también. Por eso les puedo hacer esta promesa: el Espíritu les revelará mi gloria a ustedes.

68. El Consolador, el Espíritu de Verdad a quien yo envío del Padre, testificará de mí. El Espíritu les enseñará todas las cosas y les hará recordar todo lo que yo les he dicho. En ese entonces, sabrán que yo estoy en el Padre y ustedes están en mí.

69. Ahora, si un niño les pide pan, ¿le ofrecerían una piedra? Si su hijo les pidiera pescado para comer, ¿le ofrecerían una serpiente? ¿Darían un escorpión a un niño que les pidiera un huevo? Pues bien, si ustedes siendo malos saben proveer para sus hijos, ¿cuánto más su Padre Celestial dará cosas buenas a quienes se lo pidan? Les aseguro que si alguien le pide a Dios el Espíritu Santo, Dios se lo dará.

70. La persona que conoce mis mandamientos y los cumple es la que realmente me ama. Y cualquiera que me ame será amado por mi Padre, y yo mismo amaré a esa persona y me manifestaré a ella. Repito, si alguien me ama, vivirá conforme a mi mensaje; mi Padre le amará y mi Padre y yo vendremos juntos a morar con esa persona. No los dejaré desamparados. Yo vendré a ustedes.

71. Pero el que no le hace caso a mis palabras no me ama; y las palabras que yo les hablo no son mías propias, sino las de mi Padre.

72. Yo les dejaré mi paz, que no es como la paz del mundo. No dejen que sus corazones sean turbados ni tengan miedo. ¡Reciban el Espíritu Santo!

Referencias:
El Mensaje Menu

Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":