Aquí están las tarjetas de estudio bíblico, del tema "Jesucristo".  Para usar el sistema, simplemente coloca el mouse (ratón) encima de la tarjeta (dentro de los retángulos negros a la izquierda de la página) para ver la parte de atrás.  Ahí podrás ver un resumen de los versículos que tratan sobre el punto mencionado en la cara de la tarjeta y verás los CAPÍTULOS donde se encuentran tales versículos.  La idea es de memorizar el CAPÍTULO donde se encuentra el punto (y no necesariamente los versículos también). 

Al lado de cada tarjeta (a la derecha) hay una explicación sobre el punto de la tarjeta, lo cual ayuda a entender porqué tales versículos son claves en explicar las verdades de las enseñanzas de Jesús y del Nuevo Testamento.


jesucristo es el unico camino a Dios Jesucristo es el único camino a Dios:  No el ser miembro de alguna iglesia; ni la teología; ni una experiencia religiosa. Él mismo ha dado el camino a la vida eterna por medio de sus enseñanzas y su muerte sacrificatoria le da el derecho de darle la vida eterna a cualquier persona que tenga fe sincera en Dios, sin importar su religión.
Si desobedeces a las enseñanzas de Jesús, estás construyendo sobre la arena:  No es suficiente escuchar a Jesucristo.  Tenemos que obedecer sus enseñanzas, las cuales se encuentran principalmente en los Evangelios (Mateo, Marcos, Lucas y Juan).  Cualquier persona que enseña que no necesitamos obedecer esas enseñanzas, está construyendo su fe sobre la arena, la cual terminará en gran ruina.
Jesús es la piedra angular.  En la construcción, todas las demas piedras deben estar en linea con la piedra angular.  Si los apóstoles o los profetas parecen contradecir (o se usan para contradecir) lo que Jesús claramente enseñó en los evangelios, entonces debemos seguir a Jesús en preferencia a ellos.
El sistema religioso ha echado afuera las enseñanzas de Jesús porque parecen ser difíciles de practicar.  Es verdad, las enseñanzas de Jesús nos quebrarán; pero si no las aceptamos ahora, las mismas enseñanzas terminarán haciéndonos polvo cuando Jesus vuelva a juzgar la tierra.
No necesitamos un sacerdote o un pastor que tome el lugar de Jesús en nuestras vidas, especialmente cuando tales personas discuten en contra de las enseñanzas de Jesús.  Tenemos una conexión directa a Dios ahora por medio de Jesús.  Por eso tampoco oramos ni a María, ni los santos, ni a cualquier otra persona.  Sólo Jesús es el mediador entre nosotros y Dios.
A veces la gente dice, "si Jesús es la verdad, entonces ¿por qué nadie lo obedece?"  No podemos usar el ejemplo de los demás para excusarnos de obedecer a las enseñanzas de Jesús nosotros mismos.  Solo Jesús enseñó la verdad pura.  Así que cualquier persona que esté contradiciendo las enseñanzas de Jesús es un mentiroso.
Pablo nunca quiso que usemos sus enseñanzas para contradecir lo que enseñó Jesús en los evangelios.  No dejes que alguien trate de usar las palabras de Pablo como excusa en desobedecer a Jesús.
El cantar canciones de alabanza y proclamar con la boca a Jesús como Señor no sirve para nada si no lo tomamos a Jesús verdaderamente como Señor.  El tomarlo a Jesús como Señor es el reconocer que Él es nuestro amo y nosotros Sus siervos.  A Jesús le molesta mucho la gente que lo llama Señor y rehuse poner en práctica sus enseñanzas.
Jesús declara que sus palabras serán las que nos juzgarán en el día del juicio.  ¿Qué estamos haciendo con sus palabras hoy?
Si tratamos de suavizar el mensaje de Jesucristo para ser más populares, estamos avergonzados de sus palabras.  Tenemos que tener el coraje de practicar y predicar las enseñanzas de Jesús tal como él las dijo.  Sino, él dice que se avergonzará de nosotros cuando vuelve en su gloria.
Algunos dicen que las enseñanzas de Jesús eran para una época específica hace 2000 años, para los judíos, para los primitivos cristianos, pero nunca para nosotros.  ¡Qué locura!