Hay muchas veces que tenemos que juzgar si alguien tiene un buen espíritu o malo, o si creemos que están equivocados.

Hacemos esto dentro de nuestra comunidad cuando hay un desacuerdo entre dos personas y se nos pide escuchar cada lado de la situación. (1 Corintios 6:1-5) También debemos discernir los espíritus cuando estamos evangelizando en la calle, para decidir cuánto tiempo pasar con cada persona y en quién enfocar nuestra atención. (Mateo 7:6) También tenemos que evaluar a las personas espiritualmente cuando vienen y dicen querer formar parte de nuestra comunidad; debemos decidir si entienden bien su decisión y si se están acercando a nosotros por motivos buenos o malos. (Juan 6:26, Lucas 11:29, Lucas 14:25-26) También debemos juzgarnos a nosotros mismos y discernir si nuestras motivaciones son puras. (1 Corintios 11:31)

A esto lo llamamos "probar los espíritus". La frase viene de 1 Juan 4:1 que dice, "no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo". La palabra que se ha traducido "probad" en ese versículo significa "poner a prueba" o tomar un juicio con respecto a algo. Es decir, debemos juzgar cada situación y discernir nuestro espíritu y el de los demás para que no seamos engañados.

Debajo hay una lista de pruebas espirituales que pueden ayudarnos a juzgar con juicio justo. (Juan 7:24)

A. Fruto/Amor

Una prueba es mirar los resultados (o el fruto) de lo que alguien dice. (Mateo 7:20) Cuando un individuo hace o dice algo, pregúntate, <<¿Porqué está diciendo esto, y a qué lleva?>> Cualquier espíritu que viene de Dios estará basado en el amor, gozo, honestidad, y humildad y conducirá a lo mismo. (Galatas 5:22-23)

Cuando alguien dice la razón por cual difieren con otra persona, lo pueden estar haciendo porque aman a esa persona. (Hebreos 12:6) Pero si no lo están haciendo por amor, habrá enojo en lo que dicen, con poco pensamiento sobre cómo solucionar el problema. Tendrán más interés en herir al otro individuo en vez de resolver el desacuerdo. Eso es un espíritu malo.

B. Las Enseñanzas de Jesús

Aquí hay otra prueba. Fíjate si la persona ama las enseñanzas de Jesús. (2 Juan 1:9) Es importante que prestemos atención a esto, porque muchas personas dicen que son cristianas y es fácil ser engañados por algunas cosas que dicen. Pero muchas de estas personas no piensan que las enseñanzas de Jesús son importantes. (Lucas 6:46) Argumentan en contra de obedecer a Jesús, por alguna razón u otra. Estos individuos tienen un mal espíritu y no deberíamos ser engañados en seguir su ejemplo.

Hay otras personas que no dicen ser cristianas, pero muestran un verdadero interés en lo que dijo Jesús. Si estas personas reciben a Jesús y sus enseñanzas, son los verdaderos cristianos. (Juan 1:11-12) Cuando estamos enseñando cosas que dijo Jesús, sabemos que la gente que tenga un buen espíritu se interesará en lo que decimos y escribimos. Pero si no muestran interés en lo que estamos enseñando, entonces hay buenas razones por creer que tales personas no están interesadas en obedecer a Dios. (Mateo 10:40; 1 Juan 4:6)

C. Entusiasmo

El entusiasmo de la persona es otra prueba. La palabra "entusiasmo" viene de dos palabras que significan "lleno de Dios".

Cuando alguien está más interesado en las cosas que nos acercan a Dios (como las enseñanzas de Jesús, poder trabajar para Dios, amar a otros, y aprender nuevas verdades), que en las cosas de este mundo, nos muestra que tiene entusiasmo (o Dios dentro de ellos). (Romanos 14:17; 1 Tesalonicenses 5:16-19)

Si tienes que presionar a alguien para que se interese en las cosas de Dios, no es buena señal. Tal persona no tiene "entusiasmo". Si alguien está entusiasmado, estará pensando sobre las verdades que le hayas comunicado aún mucho después de que hayas dejado de hablar. Querrá saber más. También aprenderá nuevas verdades por su propia cuenta.

A veces no te entenderán, o tendrán otro punto de vista, y entonces, te preguntarán cosas...no para discutir, sino para entender mejor. También escucharán cuidadosamente tus respuestas.

Si das una buena respuesta a una de sus preguntas, y luego rápidamente cambian el tema para presentar otro argumento, es una señal de que no quieren escuchar buenas respuestas; sólo están buscando una manera de discutir en contra (o alejarse de) la verdad. Si alguien dice que está de acuerdo con todo lo que dices, pero no muestra interés en escuchar o charlar más sobre el tema, es probable que no te haya escuchado sinceramente y que ha rechazado lo que dijiste en su corazón.

D. Lo Que Se Dice

Una de las maneras más fáciles de saber qué espíritu tiene una persona es por medio de escuchar atentamente lo que dice. El espíritu que está dentro de ellos saldrá por medio de su boca. (Mateo 12:34-35)

Las personas que no son controladas por el espíritu de Dios intentarán hablar de cosas "espirituales", pero en vez, hablarán principalmente de cosas "religiosas". La verdad genuina cambia a las personas, pero las personas religiosas no quieren cambiar. Para esconderse de la verdad, hablarán de cosas como el cielo, el infierno, temas teológicos, las reglas de las iglesias, el nombre de Jesús (o Dios), y otras cosas que no cambian en nada su vida, ni se relacionan con verdaderamente seguir a Jesús. (Mateo 22:23-28). Preguntarán sobre cosas como el nombre de nuestro grupo, y quiénes son nuestros líderes humanos, pero no sobre nuestro interés de seguir a Jesús y sus enseñanzas. La gente religiosa casi nunca es gente espiritual.

No hables con personas que sólo quieren discutir sobre palabras. (2 Timoteo 2:14, Mateo 16:6) Está bien hablar sobre cómo cada persona entiende las palabras, pero cuando se vuelve una discusión, y cuando pasa cada vez que tratas de hablar sobre las enseñanzas de Jesús, es una manera en la cual las personas están comunicando que no quieren obedecer sus enseñanzas. Discutir con tales personas no logrará que ellas cambien, porque no les interesa cambiar y conformarse a Jesús.

E. Hablar en Secreto

Individuos que no son guiados por el espíritu de Dios no son honestos. Dirán diferentes cosas a diferentes personas. No quieren que mucha gente les escuche decir lo que tengan para comunicar. Quieren hablar a solas y en secreto. Esto es porque quieren decirte mentiras sobre otras personas que no están presentes, y porque así tendrán la libertad después de mentir sobre cómo respondes a sus mentiras.

Si alguien dice la verdad, entonces querrá que otras personas escuchen lo que tenga que decir. (Juan 3:20-21) No hables con personas que quieren hablarte en secreto sobre temas que no son privados. (Lucas 12:1-3)

F. Actitudes Hacia el Dinero

Otra manera es ver cómo alguien actúa y habla con respecto al dinero. La biblia dice que ver donde uno tiene sus tesoros muestra donde está su corazón. (Mateo 6:21-23) Si pierden interés en trabajar para Dios cuando no les trae un ingreso económico, y si son rápidos para dar argumentos en contra de darle dinero a los demás, o si solamente se entusiasman sobre algo cuando reciben dinero a cambio, entonces es un buen índice de que no tienen el espíritu de Dios. (Lucas 16:13-14)

Otros Artículos de Interés

Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":