"Porque se levantarán falsos cristos y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si es posible, aun a los escogidos."
(Mateo 24:24)

Si realmente estamos viviendo en los últimos días, entonces esta advertencia de Jesús se debe aplicar a algo que está sucediendo en el mundo de hoy, y tenemos que reflexionar seriamente sobre las consecuencias de esta declaración.

Es cierto que, de vez en cuando, algunos nuevos "mesías" aparecen y dicen ser Jesús. Pero en general, estos chiflados no engañan a muchos de nosotros. También es cierto que las iglesias corrientes tratan de aplicar esta advertencia a cualquier nuevo movimiento que no se conforme al establecimiento religioso, sin importar si sus líderes pretenden ser Jesús ellos mismos.

Pero hoy en día, el engaño verdadero es el establecimiento religioso mismo. Jesús describió a los verdaderos profetas como unos inconformistas impopulares y perseguidos que se atrevían a criticar el establecimiento (Mateo 5:11-12). Su imagen de los falsos profetas es todo lo contrario: las personas que son ampliamente veneradas como "justas", y que parecen promover a los verdaderos profetas del pasado, mientras persiguen a los disidentes actuales (Mateo 23:27-31).

¿Quiénes son los falsos cristos de hoy? En cierto modo, ellos son los falsos profetas, ya que "Cristo" significa "ungido", y los pastores, sacerdotes, ministros, etc. dicen tener la unción de Dios. No hace falta que digan ser la reencarnación de Jesús para que declaren tener la unción de Dios.  Es decir, Jesús advirtió que en los últimos días veríamos a "falsos ungidos" que engañarían a muchos.  ¿No es cierto que eso se está cumpliendo hoy en día?

Muchos argumentan que no es trabajo de los laicos cuestionar si esta unción es auténtica o no, o inventan criterios espurios para determinar si la unción es verdadera (por ejemplo, la cantidad de gente que el "ungido" ha convertido, o la cantidad de "milagros" que ha realizado).

Sin embargo, el engaño más grande de todos es que la persona que hoy en día es conocido como "Cristo" por la mayor parte del cristianismo institucional es, en sí mismo, mayormente un falso Cristo. Pueden llamarlo "Jesús", o el "Señor Jesucristo", o "Nuestro Señor y Salvador"; pero en esencia, tal Cristo es un falso Cristo, un mito, un impostor, ya que no tiene casi nada que ver con el verdadero Cristo de la historia y de la Biblia.

Hasta que la gente vea esto, seguirá confundida cada vez que nos referimos a las enseñanzas del Jesús real. La gente a menudo se da cuenta de que el Jesús que nosotros les presentamos es diferente al Cristo introducidos por sus líderes religiosos.

Por esa razón, tratarán de cambiar de tema, darnos la espalda, acusarnos de "trabajar por nuestro lugar en el cielo", reírse de nosotros por ser poco realistas, o de alguna otra manera menospreciar al verdadero Cristo (el Jesús de la Biblia) cada vez que tratamos de presentarlo a Él y a su enseñanzas.

Frente a todo esto, debemos tener la confianza para decirlo muy claramente: salvo que acepten las enseñanzas del verdadero Cristo tal como están expresadas en la Biblia, el Cristo que invitaron a sus corazones y han aceptado como su esperanza de salvación es un cristo impostor, una fabricación total de una iglesia apóstata. Él debe ser expuesto, renunciado, y sustituido por el único verdadero Hijo de Dios, el Jesús sobre el cual los evangelios dan testimonio.

Una de las quejas que recibimos cuando la gente lee nuestro cómic basado en del Evangelio de Lucas, es que hemos puesto imágenes de algunos predicadores famosos junto a declaraciones de Jesús sobre los falsos profetas y sobre gente que no practica lo que predica. Esta gente rechaza el cómic debido a estos dibujos que parecen criticar a tales predicadores populares.

El mayor argumento en defensa de estos predicadores es que "han llevado a miles de personas al Señor". Pero, ¿cuál "Señor"? En nuestra Biblia, nuestro Señor dice: 
"No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino sólo aquellos que hacen la voluntad de mi Padre que está en el cielo. Muchos me dirán en aquel día: 'Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchas obras buenas?. Y entonces yo les declararé: 'Nunca os conocí. Apartaos de mí, obradores de iniquidad!'"
(Mateo 7:21-23)

¿Dice tales cosas el "Señor" de estos predicadores? Al contrario, su "Señor" dice que todo lo que necesitas hacer es decir una pequeña oración invitándole a tu corazón y serás salvo eternamente. De hecho, la única forma en la que podrías perder tu salvación (de acuerdo a lo que predican estos hombres) sería si escucharas a personas como nosotros y a nuestro Señor (el Jesús de la Biblia), que tratan de decirte que tienes que "hacer la voluntad del Padre" para ser salvo.

Piensa en todas esas miles de personas que vienen al frente en las cruzadas de estos predicadores famosos y cómo esto se repite en las iglesias de todo el mundo cada semana. Vienen porque se les dijo que sólo tenían que pedir que Jesús entre en sus corazones para ser salvos. ¿A quién en realidad han invitado a sus corazones? Es verdad, lo llaman "Jesús" o "Cristo" o "el Señor". Pero si es el verdadero Cristo de la Biblia, ¿no crees que a alguien se le hubiera ocurrido preguntarse si el Jesús de la Biblia enseña que todo lo que se necesita hacer para ser salvo es simplemente levantar la mano, caminar hacia el frente, rezar una pequeña oración, firmar una tarjeta, y luego encontrar una iglesia para asistir con regularidad? Nadie parece siquiera pensar en consultarle al Jesús de la Biblia. ¿Por qué es eso?

La respuesta es que no han puesto su fe en el Jesús de la Biblia. Han puesto su fe en la fórmula de salvación del predicador y como resultado, han invitado al falso cristo de tal predicador a sus corazones.

¿Jamás te has preguntado por qué se llaman cruzadas de Cash Luna, Billy Graham, Benny Hinn, etc. y no cruzadas de "Jesucristo"? Es porque tales predicadores son más populares que Jesús, y la gente tiene más fe en estos predicadores que en el Jesús de la Biblia.  Claro, las fórmulas de salvación de estos predicadores son mucho más baratas que lo requerido por el verdadero Cristo.

Es por eso que puede haber tanta confusión entre el Cristo que estamos tratando de seguir nosotros, y el Cristo que muchas otras personas promueven.

Todavía creemos que las personas que han expresado su fe en un falso Cristo pueden ser salvas si son sinceras y si esto es lo mejor que saben.  De la misma manera, creemos que un pagano adorador de ídolos puede ser salvo si él o ella está caminando en toda la luz espiritual que él o ella tiene. Creemos esto porque creemos en la sangre expiatoria de Cristo, que perdona todos los errores de teología, que no mira lo que está por fuera sino lo que está adentro.

Si las personas religiosas de las iglesias van a condenar a personas de otras religiones por haber creído en la religión incorrecta, entonces tenemos también que concluir que todas las personas que dicen creer en Jesús pero que en realidad creen en un falso Jesús (diferente al de la Biblia) también están condenadas.

Por supuesto, tenemos una responsabilidad como seguidores del verdadero Cristo, el Salvador del mundo, de informar tanto al hindú que adora a falsos dioses como al falso cristiano del error de su fe mal dirigida. Cuando tratamos de corregir el error, esperamos que, si son sinceros, acepte con todo su corazón al Jesucristo de la Biblia, en lugar de las falsificaciones que había adoptado anteriormente. De hecho, cuando esto ha sucedido en la vida real, estas personas siempre han confesado que nunca habían estado satisfechas con las falsificaciones, aun antes de saber que existía lo verdadero.

Por supuesto, al mismo tiempo, es probable que los sacerdotes hindúes más idólatras traten de apedrearnos antes de aceptar la verdad de nuestro mensaje, y los falsos profetas en la iglesia harán lo mismo, condenando este mensaje de la gracia de Dios a través del Cristo de la Biblia.

Sin embargo, una vez que la gente haya oído lo que venimos a decir, es responsable de la nueva luz que ha recibido. Tú has leído este artículo, y ahora también eres responsable de la verdad que hemos compartido sobre el verdadero Cristo de la Biblia y la luz de sus enseñanzas.

Sólo hay un Cristo que te puede salvar de tus caminos destructivos, y Él es el Jesucristo de la Biblia, cuyo mensaje aparece en los primeros cuatro libros del Nuevo Testamento. Aunque Él sabe que nunca serás perfecto, murió en la cruz para que pudieras ser salvo a pesar de tus imperfecciones.  Esta gracia se manifiesta cuando lo aceptas a Él como tu Señor y Salvador, y pruebas que tienes verdadera fe en Él y todo lo que Él dijo.

El único tipo de fe que puede salvarte es la que tuvo Abrahán... el tipo de fe que sacrificaría a su único hijo, si eso es lo que Dios pide.

No hace falta creer todo lo que te decimos nosotros; pero es importante que no creas a todas las autoridades populares del mundo que demuestran no querer seguir a Jesús. En lugar de eso, empieza a leer las enseñanzas de Jesús por ti mismo en los evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Mientras las lees, pregúntate qué es lo que Jesús requiere de sus seguidores. Luego, confía en su mensaje por medio de ponerlo en práctica como si fuera que tu salvación dependiera de ello, ¡y comenzarás a ver como Dios se manifiesta en tu vida!

Otros Artículos de Interés


Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":