La fe es tan sencilla que la mayoría de las personas la pasan de lado y buscan algo más complicado. Solo significa creer o confiar. Todos creemos en algo. Pero la fe que Dios busca no es la que se basa en lo que uno cree, sino que se basa en quién uno cree; en quién uno confía.

Jesús dice,

Yo soy el camino, la verdad, y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí.
(Juan 14:6)

Jesús es a quien debemos creer para ser salvo. Eso es todo. Ese es el plan entero de salvación puesto en forma sencilla. Cree a Jesús y tendrás la vida eterna.

No estamos hablando de una fe teológica, es decir, creer algo acerca de Jesús (ej. que él existió, que él es divino, o que su madre era una virgen) aunque todo eso pueda ser verdad. Estamos hablando acerca de creer a Jesús. Cree lo que él dijo, y serás salvo. Si no crees lo que él dijo, quedarás perdido porque no tomarás el camino que él indicó para la salvación.

Si todos los diferentes argumentos de las iglesias diferentes te confunden, ¿por qué no te olvidas de todo eso y te enfocas más bien en escuchar a Jesús? Si no puedes o no quieres hacer eso, tus oportunidades de tener una verdadera relación con Dios van a ser cada vez menos. Dios es un Dios celoso, y Él no quiere que creas en nadie más que en Él (o, en este caso, a su Hijo).

No es que no haya alguna verdad en las iglesias, sino que creer en tu iglesia no te salvará. Sólo creerle a Jesús te llevará a la salvación, sólo confiar en él te sacará de tu situación desesperada por la que no puedes vivir por fe y tener comunión con Dios de una manera real. Escucha a Jesús y no dejes que nadie te lo impida.

2 Corintios 11:14 dice que el diablo vendrá disfrazado como un "ángel de la luz". Jesús dijo que algunas personas vendrían en su nombre, y fingirían hacer milagros y expulsar demonios, pero que en realidad no eran cristianos verdaderos. (Mateo 7:22, Mateo 24:24)  

Tales personas fingen creer en Jesús y enseñar a los demás a creer en Él.  Pero si te fijas bien, y comparas lo que ellos enseñan con lo que enseña Jesús en la biblia, te darás cuenta que no están enseñándote a confiar en Jesús. Te enseñan a creer en lo que ellos dicen que "se necesita" para ser salvo, creer en los líderes de las iglesias, o creer en otras partes de la biblia (en vez de las partes donde se encuentran las enseñanzas de Jesús) para ser salvo. Mucho de lo que dicen puede sonar bien, pero como acabamos de decir, el resultado es que te enseñarán que no necesitas confiar en Jesús (en el sentido de poner en práctica lo que Jesús dice) para ser salvo. ¡Y eso es un gran error!

Al leer las enseñanzas de Jesús, pregúntate si las crees y si confías en lo que Jesús te está diciendo. No te quedes perdido en tu situación de incredulidad, deambulando sin dirección.  No pongas tu confianza en cualquiera que diga que no necesitas creer a Jesús para ser salvo (sea tu pastor, tu líder, tú mismo, o el que sea).

Jesús enseñó que solamente las personas que practican continuamente sus enseñanzas son sus verdaderos discípulos (Juan 8:31-32). Sus enseñanzas, sus palabras, sus mandamientos, eran siempre la clave, y no las declaraciones teológicas.  Decir que Jesús es tu salvador y señor sin confiar en lo que te dice, es absurdo. (Lucas 6:46)

La única "fe" que nos salva y nos pone en una dependencia real de la misericordia de Dios, y en donde tenemos una verdadera relación con Él, es la fe en Jesús, y eso significa creer todo lo que él dice.  Nuestras acciones muestran lo que realmente creemos (Santiago 2:18). ¿Qué muestra tu propia vida? ¿Muestra que crees el mensaje de Jesús, o que desconfías de ese mensaje?

¿Por qué no tomar esto como una oportunidad?  Nada más importa que tu relación con Dios.  Toma el tiempo para leer y entender el mensaje de Jesús.  Ora y pídele a Dios que te dé Su Espíritu Santo y te ayude a obedecer todo lo que Jesús enseña y ser parte del reino de Dios.  ¡¡Y empieza a HACERLO!!!

Otros Artículos de Interés

Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":