Hace varios años hubo una moda, mayormente en EE.UU, sobre un eslogan que preguntaba "¿Qué haría Jesús?" (WWJD, según sus signos en inglés). Estas letras se llevaban en todo tipo de prenda desde camisetas hasta joyas. Actuaba como un recordatorio para el que lo portaba, que se preguntase lo que haría Jesús en cualquier situación, y también como un testimonio cristiano cuando un no entendido preguntaba de qué se trataba.

El eslogan tenía la posibilidad de conseguir que la gente pensara en seguir literalmente a las enseñanzas de Jesús en vez de las muchas otras doctrinas que se han creado en su nombre. Nosotros creemos que un cristiano es un seguidor e imitador de Jesucristo; así que cualquier cosa que haga pensar a los demás sobre lo que haría Jesús en cualquier circunstancia nos parece un paso hacia un buen camino.

Los padres, en particular, encontraban que la práctica de preguntar " ¿Qué haría Jesús?" ayudaba a lograr que sus hijos se mantuvieran rectos. Los jóvenes tenían más posibilidades de abstenerse de fumar, tomar alcohol, decir malas palabras, contar chistes groseros, y de asociarse con amistades dudables. Todo esto a partir de fijarse y preguntarse " ¿Qué haría Jesús?". Podría llevarlos a actuar respetuosamente, asistir a la iglesia, y evitar relaciones sexuales fuera de matrimonio.

Sin embargo, nos inquieta que esta práctica es influenciada por un mal entendimiento sobre quién realmente fue Jesús. Demasiados jóvenes cuando veían su joyita, preguntaban "¿Qué haría Jesús?", pero su imagen falsa de Jesús no les daba respuestas acertadas. Era más bien como preguntar "¿Qué haría un falso Jesús?" Sus respuestas no parecían ser las que les daría el Jesús histórico de la biblia.

Debemos confesar que los falsos "Jesuses" han reunido familias, ayudado a gente a salir de la droga, evitar malas influencias, y parar el juego. Han logrado llevar a la gente de vuelta a la iglesia y a estudios bíblicos, transformado delincuentes, ayudado gente con su estrés, mantener una vida más saludable, encontrar empleo, y ascender en su trabajo. Mucho de esto es loable. Pero, lo que no hacen los falsos "Jesuses" es salvar almas. Ninguna persona conseguirá la vida eterna por medio de un Jesús falso que existe solamente en su imaginación.

Las reformas pueden ser logradas por medio de organizaciones del gobierno, por grupos de ayuda, y por otros individuos u organizaciones que no prometen la vida eterna. La vida eterna, sin embargo, sólo puede venir de Dios. Es un milagro de una magnitud tan enorme que puedes asegurarte de que no habrá lugar para hacer trampas en las instrucciones para obtenerla. Si realmente quieres la vida eterna, entonces tendrás que leer la letra pequeña muy cuidadosamente, y no caer en las imitaciones truchas.

Los falsos cristos pueden ayudar con muchos problemas sociales, como ayudar a la gente a adaptarse a la vida en la sociedad moderna. Pero si elegimos un falso Jesús, debemos saber y pensar que después de la muerte va a ser demasiado tarde para regresar y cambiar al falso por la versión genuina.

Cuando uno habla de Jesús, viene una imagen a la mente. Hay tantas diferentes percepciones sobre quién realmente fue Jesús (algunas que han confundido a mucha gente) que, en realidad, se ha ignorado al verdadero Jesús de la biblia.

En este artículo trataremos con algunos de los falsos "Jesuses" más populares. Hay algunos puntos en común entre varios de estos "Jesuses" falsos, ya que la gente toma las partes que les gusta de cada "Jesús", de acuerdo a cómo quiere contestar la pregunta "¿Qué haría Jesús?" en cada situación.

Comenzaremos con el "Jesús ortodoxo". Este es el que sigue la doctrina fundamental de la iglesia a la cual casualmente asiste. El Jesús ortodoxo nunca se imaginaría poner en duda o desafiar las enseñanzas de la iglesia local, aunque seguramente desafiaría a cualquier grupo que su iglesia en particular nombrara como una secta, o que de alguna manera está fuera de la norma de ortodoxia. Claro, este Jesús contradice el Jesús de la biblia, que en verdad fue quien estuvo en constante fricción con los líderes religiosos ortodoxos de su época, que lo acusaban de herejía y terminaron organizando su asesinato.

Próximo, está el "Jesús cumplidor de las leyes". Este nunca se imaginaría quebrar cualquier ley terrenal. Él estimaría a la fuerza policial como los que sostienen la rectitud, porque protegen a los ciudadanos que cumplen con las leyes, y luchan contra los criminales. Este Jesús también contradice al Jesús de la biblia, quién fue perseguido por las autoridades Judías por haber quebrantado ciertos reglamentos con respeto a trabajar el sábado y por haber dicho cosas dudables sobre si era necesario que sus seguidores pagasen impuestos. Su escondite fue finalmente descubierto con la ayuda de un traidor, y fue arrestado por las autoridades civiles en base de que su comportamiento y sus enseñanzas amenazaban la estabilidad del gobierno. Eventualmente fue ejecutado como un delincuente común.

Luego, sigue el "Jesús patriótico". Este ama a su patria, y libremente daría su vida en defensa de ella por todo de lo que representa. Pero el Jesús verdadero jugó un papel decisivo en desafiar la corrupción que existía en su país, debido a un arreglo entre las autoridades religiosas y las autoridades políticas. Jesús predijo que su país iba a perder la bendición de Dios, y que Dios iba a establecer un gobierno superior que sería invisible y universal. Nombró este nuevo gobierno revolucionario "el reino de los cielos".

Próximo está el "Jesús tradicional". El "Jesús tradicional" tiene muchas de las características de los otros "Jesuses" que hemos mencionado, pero también apoya comportamientos y prácticas que no son requeridas por las leyes del país, pero que simplemente son parte de la cultura local. Es conservador, y mira con sospecha a cualquiera que intente cambiar las maneras tradicionales de hacer las cosas, fueran prácticas religiosas o tabús sociales.

Este promueve buenos modales, culto dominguero, vestimento tradicional, con frecuencia utiliza "Señor" y "Doña", y tiene comportamiento prudente en todos los evento sociales. Al contrario del Jesús verdadero que no le tenía miedo a llamar a los líderes religiosos "hipócritas", a volcar las mesas en el Templo, quebrar reglamentos del sábado, asociarse con publicanos y pecadores, y a comer la comida sin lavarse las manos.

Hay otros "Jesuses" similares, como el "Jesús cortés", "Jesús popular", el "Jesús exitoso", o el "Jesús respetable". Ellos, también, siempre saben actuar de tal manera para evitar el escándalo, y no conmocionar las aguas. Hay una unidad tremenda entre estos "Jesuses", tanto que puede resultarse difícil diferenciarlos entre ellos. Desafortunadamente, aspectos de cada uno de estos falsos cristos vienen a la mente cuando uno le pregunta a la gente educada por el sistema religioso, "¿Qué haría Jesús?". Como por resultado, a menudo pasan por alto lo que el verdadero Jesús haría, simplemente porque no lo conocen.

En años recientes ha surgido otro Jesús: es el "Jesús de moda" o "Jesús radical". A primera vista, parece más como el verdadero Jesús de la biblia que fue bastante radical. Pero con un atento examen, también decepciona. El "Jesús de moda" sí elige cuestionar la manera de las cosas, pero sus sugerencias para el cambio nunca llegan a realmente exponer los otros falsos "Jesuses". Lo que quiere el "Jesús de moda" son cambios menores del sistema sin perder el apoyo del sistema que busca cambiar.

Los "Jesuses" de moda introducen nuevas modas y artilugios, música moderna, cambios del culto, cambios de vestimenta, un énfasis que refleja modas políticas hacia más consciencia del medio ambiente, movimientos en contra del racismo, la intolerancia religiosa y sexual, y buscan que el gobierno (siempre el gobierno y no el "Jesús de moda" mismo) ayude a los pobre, y arregle lo malo de este mundo.

Sin embargo no encontramos en las modas, ni en los esfuerzos para que el gobierno actúe, la vida y enseñanzas del Jesús verdadero...el único que puede dar vida eterna. La razón de esto es que el Jesús verdadero no estaba tratando de promover a los sistemas de este mundo, ni intentado alcanzar éxito a los ojos del mundo a su alrededor. Sólo se interesaba en promover la fe en un Todo Poderoso y Eterno Dios.

Vino del Cielo, y supo que regresaría al Cielo. La vida eterna no se podía hallar en los sistemas del hombre, sino solamente en la armonía y comunión con Dios el Padre, y el Creador de toda la vida.

Si eres un conformista o reformista, lo que Jesús quiere que consideres es convertirte en un revolucionario espiritual...uno que ha salido del sistema y encontrado la visión de un reino eterno que existe en los corazones de todos los que tienen tal fe en Dios.

¿Qué haría Jesús? Haría como Abrahán, y sacrificaría a su propio hijo si Dios lo mandara. Cortaría su propia mano antes de dejar que le impidiera ganar la vida eterna. Daría su propia vida por Dios y por los demás. Renunciaría a todo lo que tuviese para tener la vida eterna. Dejaría su familia, amigos, trabajo, casa, e iría por todo el mundo anunciando las buenas nuevas de un reino eterno que sólo viene cuando nos deshacemos de las imitaciones truchas.

¿Estás listo para ser su seguidor y hacer como él hizo?

Otros Artículos de Interés


Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":