Jesús dijo que para entrar al reino de Dios, tenemos que ser como niños. (Lucas 18:16-17) Necesitamos el tipo de fe que los niños tienen en sus padres en proveer todas sus necesidades. ¡Hemos encontrado que funciona! Nuestro Papá, Dios, es tan bueno que nos provee todo lo que necesitamos y mucho más cuando confiamos en Él y hacemos Su voluntad. (Mateo 6:11)

El mundo entero se preocupa por lo que necesitan  para "comer, beber y vestir". Pero Jesús dice que lo que distingue a sus creyentes de los de las demás religiones es que los cristianos no se preocupan por estas cosas, porque saben que su Padre Celestial ya sabe lo que ellos necesitan. En vez, trabajan en promover el reino de Dios y confían que Él proveerá sus necesidades. (Mateo 6:19-34)

Jesús nos manda a no trabajar por la comida física, sino a trabajar para Él, quien nos dará comida eterna. (Juan 6:27)  Llama a todos los que están cansados y agotados de sus trabajos a tomar su yugo para recibir el verdadero descanso. (Mateo 11:28-30)

Jesús llamó a unos pescadores a seguirle y ellos al instante dejaron sus redes y fueron detrás de Él. (Mateo 4:18-22)  Él llamó a un cobrador de impuestos en seguirle y el hombre se levantó inmediatamente y renunció todo para hacerlo. (Lucas 5:27-28) Un joven rico quería saber lo que necesitaba hacer para tener vida eterna, pensando que ya estaba cumpliendo la voluntad de Dios.  Jesús le dijo: "vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres, entonces ven y sígueme". (Lucas 18:22-25)

Una gran multitud vino a Jesús y Él les dijo que el que no renunciara todo lo que posee no podría ser su discípulo. (Lucas 14:33) A todos sus seguidores Jesús les dijo, "Los pajarillos y las flores no trabajan, mas Dios los alimenta y las viste. ¡Busquen el reino de Dios, y se les dará el resto! ¡Dios quiere darles el reino, así que vendan lo que tienen y dénselo a los pobres, porque donde está su tesoro...ahí estará también su corazón." (Lucas 12:22-34)

A los líderes religiosos, Jesús dijo, "Si quieren ser limpios, den lo que tengan a los necesitados". (Lucas 11:41)

La decisión no es simplemente entre trabajar para Dios y trabajar para el diablo. Jesús dice que tenemos que elegir entre trabajar para Dios y trabajar por el dinero. Él dice que si servimos a (trabajamos por) uno de esos señores, odiaremos al otro.  ¿Cuál odias tú? (Lucas 16:13)  La gente que ama al dinero se burla de esta enseñanza. (Lucas 16:14) ¡Pero Dios conoce sus corazones y las cosas que los hombres consideran ser de gran valor, son un asco para Dios! (Lucas 16:15)

Pablo dice que las personas que nos se sujetan a las enseñanzas de Jesús no saben nada, y terminan con mentes depravadas, corruptos de entendimiento, que terminan enseñando que la prosperidad material es una señal de la bendición de Dios. (1 Timoteo 6:3-5)  Dice que la verdadera bendición se encuentra en estar contentos con poco y que no debemos enfocarnos en las cosas materiales porque son temporarias. (1 Timoteo 6:6-7)  En vez, debemos estar contentos con la comida y ropa que Dios provee. (1 Timoteo 6:8)  Los que quieren más que eso y desean las riquezas, caen en tentaciones que terminan llevándolos a la destrucción. (1 Timoteo 6:9)  Concluye con la declaración de que el amor al dinero es la raíz de todos los males (1 Timoteo 6:10) y que debemos huir de eso y trabajar en vez por el amor, la justicia, la fe, etc.  (1 Timoteo 6:11)

Dios a veces sí provee riqueza material. Pero no podemos decir que Dios es el que nos dio la riqueza material si la hemos adquirido por medio de vender nuestras vidas (tiempo) al sistema económico del mundo para obtenerla. Pero si trabajamos para Dios y Él nos bendice con riqueza material, sí lo podemos considerar parte de su bendición.  Cuando Dios nos dé riqueza material, deberíamos usarlo principalmente para ayudar a los demás y para la obra de Dios...no para gastarla en una vida de lujo mientras muchas personas se acuestan con hambre. Jesús dice, "¡Ay de ustedes, los ricos, porque ya han tenido su consuelo! ¡Ay de ustedes, los que están saciados, porque tendrán hambre!" (Lucas 6:24-25) Estas son palabras fuertes en contra de aquellos de nosotros que somos ricos y comemos más que nuestra porción mientras mucho del mundo sufre de malnutrición.

Santiago dice, "hermanos míos amados, oigan: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman? ¿No son los ricos los que oprimen a los cristianos y los arrestan por hablar la verdad? ¿No blasfeman ellos también el buen nombre que fue invocado sobre nosotros?" (Santiago 2:5-7) A los ricos les dice, "Lloren y aúllen por las miserias que vienen sobre ustedes. Sus riquezas están podridas en sus heladeras, están comidas de polilla en sus armarios y se han oxidado en sus garajes mientras ustedes engañan a los pobres del mundo subdesarrollado. Será todo un testigo en contra de ustedes en los últimos días." (Santiago 5:1-6 parafraseado)

Hay una gran diferencia entre lo que Jesús enseña sobre el dinero y lo que se practicaba en el Antiguo Testamento. Los judíos generalmente daban 10% de su dinero y 1/7 de su tiempo a Dios y se solían quedar con lo demás para ellos mismos. Pero Jesús enseña vivir 100% por fe (renunciarlo todo, trabajar y vivir juntos siete días a la semana).  Eso fue lo que hicieron los primeros cristianos. (Hechos 2:44-45) Como por resultado, revolucionaron al mundo.

Si vas a seguir a Jesús, ¿por qué no lo haces de todo corazón? ¿Por qué no venir a Él como un niño, dependiendo totalmente de Dios? ¿A quién vas a servir? ¿Dios o Dinero?

Otros Artículos de Interés


Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":