El sistema es impotente a menos que lo dejemos asustarnos.  Si tememos a la pobreza ya hemos admitido la derrota.

¿Te quejas de las injusticias del sistema mientras sigues jugando su juego?  Si haces eso, te has vuelto parte del problema.  El temor a la pobreza es la causa de muchas injusticias.

La pobreza es amenazante.  Si dejas que te intimide estarás huyendo de ella por el resto de tu vida.  Pero enfréntate a lo peor de ella y es poco probable que te dé miedo otra vez.

Las corporaciones multinacionales son adueñadas por personas como tú y yo que sólo están tratando de ganar unos pocos dólares por su inversión.  Por medio de jugar este juego, nos volvemos parte del monstruo que aplasta la oposición, contrata y despide a gusto, y seca las economías de los países subdesarrollados.

El temor a la pobreza y el deseo por más cosas materiales son dos partes del mismo engaño.  Cuando escuchamos a gente decir que "necesita dinero", sabemos que no es capaz de cambiar al sistema, ¡porque predican la misma mentira que causó todos los problemas al principio!  Si crees que no puedes sobrevivir sin el dinero, entonces el dinero ha dejado de ser una herramienta y se ha vuelto tu amo.  ¡Ya no lo usas; te usa a ti!

Sería lindo si todos compartieran el uno con el otro, pero lo principal no es que vivir por fe (como lo hacemos nosotros) te garantizará el éxito económico.  Para verdaderamente derrotar a la pobreza debemos considerarla en su peor nivel... ¡el hambre!  Piénsalo de esta manera: nos vamos a morir un día de todos modos.  ¿Por qué no enfrentarnos a eso ahora en nuestros propios términos?  Algunas personas encuentran emoción en manejar coches a alta velocidad, escalar montañas, tomar drogas, y otras cosas que son más peligrosas que rehusar al dinero como la motivación para trabajar.  ¿Por qué no arriesgar la muerte para vencer uno de los temores más universales: el temor a la pobreza?

Calcula cuántos días tardarás para morirte de hambre, y luego empieza a hacer cuantas más cosas puedas por amor a los demás antes de que suceda.  Te dará sorpresa cuánto puedes hacer.  ¡Y quizás te dará sorpresa también cuánto tiempo tardas en morirte de hambre!

Otros Artículos de Interés

Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":