Una Introducción

span_burn_noteTodos sabemos que la riqueza se mide en bienes: manzanas, coches, zapatos, ovejas, etc. Cuando la cantidad y la calidad de estas cosas aumentan, la riqueza aumenta también.

Pero los economistas no están de acuerdo. Ellos dicen que pueden crear más riqueza por medio de destruir los bienes o por medio de producir menos bienes de peor calidad.

Si usamos la tecnología, la labor, y los materiales que están disponibles ahora mismo, el mundo entero podría disfrutar una vida cómoda. Pero los expertos dicen que eso no sería bueno para la economía. ¿Por qué? Es porque los economistas trabajan para los ricos y no a favor de los pobres.

Sólo están interesados en más ganancias para los vendedores… aunque signifique menos ventas por un precio más alto.  Los hombres de negocio ganan más dinero cuando se destruye la mitad de la cosecha y se triplica el precio.  La mitad del pueblo quizás tenga hambre, pero los economistas dirán que acaban de aumentar la riqueza del país. ¿Puedes ver el defecto en la manera de pensar de los economistas?

El defecto es que han confundido al dinero con la riqueza, pero casi nadie en todo el mundo se anima a corregir el error. Pero piénsalo por un momento: no se puede comer el dinero.

Solo sirve cuando se cambia por otra cosa. Pero si continuamos con la presente política económica, habrá cada vez menos bienes por cual cambiarlo.

span_NEP_this_that



¿Qué es el dinero?


Antes que existiera el dinero, la gente todavía era avara. Pero hubo límites a su avaricia.

Cuando se canjeaba gallinas por bolsas de trigo, había un límite en la cantidad de gallinas que se podía llevar a la casa o guardar. Es cierto que algunos tenían más que otros, pero era impensable que alguien pudiera tener un millón (o mil millones) de gallinas en su patio.  Si algunos de la villa pasaran hambre mientras otros tuvieran siquiera mil gallinas, sería difícil convencer a los que tenían hambre que los demás tenían derecho a mil veces más que ellos.

NEP_meant_rich

Entonces se inventó el dinero. Era más fácil para acarrear, guardar, mantener, y especialmente esconder. Con suficiente dinero, uno podría poseer al mundo entero, sin tener que guardarlo todo en su patio.  Los pobres podrían trabajar en las fábricas de los ricos, comprar en sus supermercados, negociar en sus rascacielos, hasta manejar en sus calles en coches financiados por sus bancos, y nunca enojarse por tal injusticia.

Ahora mismo los más ricos controlan la educación, los medios de comunicación, la religión, y aun el gobierno. Nos han lavado el cerebro porque creemos que ellos tienen el derecho de destruir al mundo para aumentar su riqueza.  Peor que eso, hemos sido engañados y tentados a jugar su juego. Por eso la mayoría de nosotros creemos que el dinero es la llave a la felicidad. El mundo entero ha perdido la realidad en su obsesión con el dinero. ¡Qué locura!

¿Trabajar o Jugar?

La lucha por más dinero no sólo daña a los perdedores…los pobres. También daña a los ganadores, porque hace que sus vidas sean una existencia miserable.

Los músicos, actores, atletas, y niños juegan. Otros "trabajan". ¿Cuál es la diferencia?  En general, los jugadores no reciben sueldo o salario, mientras que los que trabajan sí. Pero con más tiempo libre, se está aprendiendo hacer "juegos" de varias actividades.

Los presos estudian la ley; las abuelas prueban el vuelo; los estudiantes universitarios se meten en la política; la gente de negocios cultiva verduras como pasatiempo. Todo esto lo hacen sin promesa de pago por sus labores. ¿Están trabajando o jugando?

Están trabajugando.  El trabajugar es una combinación de trabajar y jugar. Significa ser creativo, productivo, o útil sin preocupación de recibir dinero a cambio.

Algunos disfrutan su trabajo, y no lo cambiarían por nada. Estos dichosos trabajugadores (que por casualidad reciben pago) son más confiables, más dedicados, y más contentos que sus compañeros. Si todos harían lo que quisieran hacer, todos serían más productivos, y la sociedad sería más rica como por resultado.

Pero el mito del dinero ha convencido a la gente que se debe pasar la vida trabajando por el dinero en vez de ser feliz y productiva.

La gente que no puede encontrar una manera de ganar dinero (o que no esté interesada en ganar dinero) se hace sentir inútil por el resto de la sociedad.  Peor que eso, se les ha dicho que está pecando en contra del mundo que le da de comer mientras no esté ganando dinero. Nadie se imagina cuán creativa, útil, o productiva puede ser la gente "sin sueldo".

Si los jugadores son los mejores trabajadores, deberíamos poner más esfuerzo en animar a la gente a jugar, en vez de condenar a los pocos que trabajuegan.  

¿De dónde vienen las guerras?

La mayoría de las personas creen que peleamos guerras porque la gente en otro país es mala, y nosotros (los buenos) debemos detenerlos. Pero no es tan simple. ¡Recuerda que la gente en el otro país oye lo mismo sobre nosotros!

La avaricia es la gran debilidad del capitalismo; pero también es la gran debilidad del comunismo. Ambos están tratando de destruir al otro por la misma razón… la avaricia.

Las guerras son sólo una extensión de la avaricia que funciona dentro de cada capa de la sociedad. Pero es más fácil ver su tontería total cuando se ve la destrucción de la guerra.

Trágicamente, los ricos en ambos campos no luchan sus propias guerras. En vez, sacrifican las vidas de los pobres en su búsqueda por más poder.

El mismo conflicto sucede dentro de nuestro país, en la forma de luchas entre los jefes y empleados. También ocurre dentro de la familia y dentro de cada persona en forma de argumentos y peleas.

El odio entre los sexos, la discriminación, y las luchas entre las generaciones son todos modos de destruirnos.
Todo este intento de echarle la culpa a los demás viene de un deseo por explicar el vacío que ha dejado la avaricia dentro nuestro propio espíritu.

Por la sensatez, por la unidad en la familia, por prosperidad en el país, y por la sobrevivencia de la raza humana, alguien debe comenzar una guerra en contra de la avaricia… antes que nos destruyamos a nosotros mismos.

Un Nuevo Motivo

Aunque hubo mucha crítica sobre la carrera hacia el espacio durante los 1960- 1970, estaba realizando una necesidad humana de una manera mucho más positiva que la guerra de Vietnam.

El "cuerpo de paz" de Kennedy ofreció esperanzas de ser una mejor alternativa.  (Claro que estos programas fueron prósperos tal como el entusiasmo de la gente los permitió.  Pero la creatividad personal, aventura y el amor no dependen del apoyo de los demás.)

El espíritu humano disfruta de los desafíos, y si no estamos construyendo conscientemente, estamos destruyendo. Demasiadas veces, pensamos que debemos derrotar a otra persona para poder edificarnos.

Lo que necesitamos es una visión y un compromiso que sean positivos y completos. Nosotros creemos que la meta debe ser el amor completo… por toda la humanidad.

span_NEP_lend_handNuestra agresión debe ser dirigida en contra de las mentiras y los engaños que están destruyendo al mundo.  Estamos hablando de algo superior a las palabras lindas de un partido político o una religión nueva.  Estamos hablando de una comunidad de gente que no deja que el dinero sea su motivo principal en su vida diaria…gente que cada día busca activamente usar toda su destreza, energía, y sus bienes para expresar el amor por los demás.

Con tiempo esperamos ver este espíritu de amor contagiado en otros. El amor verdadero es más que una emoción; es capaz de introducir un nuevo orden mundial contrario al que quieren introducir los que actualmente están en el poder. En realidad, hemos encontrado que es más poderoso que la vida misma.

Algunos de nosotros hemos comenzado a trabajar por amor en vez de trabajar por dinero. Hemos renunciado todo lo que tuvimos y estamos dispuestos a morir por amor.  Ya hemos encontrado que tal dedicación paga dividendos tales como una satisfacción interior, un aumento en consciencia, y más entusiasmo por la vida. Creemos que hemos encontrado la solución a los problemas del mundo.

La Fuente

Esto es siempre lo más difícil de comunicar a la mayoría de las personas: las cosas expresadas en este artículo están basadas sobre las enseñanzas de Jesucristo. Sí, somos sus seguidores.

Por favor no nos confundas con todo lo que se llama cristianismo hoy en día. Jesús dijo cosas maravillosas, si solo se tomaran en serio. Él llamó a esta nueva política económica "las buenas noticias del reino de Dios".

Es importante que incluyamos a Dios por varias razones. Por empezar, si no tenemos cuidado, podemos dejar al dinero, y después pelear por las cosas que el dinero compra. Tal como los bienes son más importante que el dinero, Dios es más importante que los bienes. Él es la fuente de toda la riqueza verdadera.  

El argumento obvio: "Si no nos cuidamos a nosotros mismos, ¿quién nos cuidará?" tiene una respuesta si incluimos a Dios.
Si trabajas por amor, trabajas para Dios, y se vuelve Su responsabilidad el encargarse de tus necesidades materiales. ¡Hemos visto que sí lo hace! Además, se necesita a Dios cuando se trata de decidir la mejor manera de mostrar el amor a los demás. Solo Él sabe el futuro, y explica mucho sobre su propósito en la Biblia.

Si quieres estudiar la fuente de estas enseñanzas y de la riqueza verdadera, puedes empezar por leer capítulo 6 de Mateo, capítulos 12 y 14 de Lucas, y capítulos 4 y 5 de Santiago.   Tenemos otros tratados también si estás interesado.


El Costo

No es realista suponer que el resto del mundo aceptará rápidamente nuestra nueva política económica. La gente ha sido condicionada en contra de ella por demasiado tiempo.  Para verdaderamente cambiar al mundo se debe cambiar al corazón del ser humano, y eso es algo difícil de hacer.      

Pero nunca subestimes el poder de una vida. Hombres tales como Gandhi, Sócrates, y Jesús han tenido una influencia enorme en historia porque creyeron en cosas más importantes que la vida misma.  Un individuo así podría lograr algún cambio grande hoy en día; y dos o tres… o aun una docena quizás sean suficiente para comenzar una revolución espiritual que cambiaría al mundo entero.

Hubo muchos ejércitos de personas que estaban dispuestas a matar por lo que creía. ¿Por qué no un ejército de gente dispuesta a morir pacíficamente por lo que cree?

Podemos dar nuestras vidas y morir rápido por esta nueva forma de vivir, o podemos dar nuestras vidas día por día, trabajando pacientemente y fielmente en traer un poco de luz a este mundo oscuro.

Recuerda que si cambias a una pequeña parte del mundo, ya has cambiado al mundo. Cambios grandes llegan despacio y gradualmente.

Hemos aprendido que el mensaje que predicamos causa con frecuencia que la gente actúe con ira irracional. A veces ellos mismos no sabe porqué reaccionaron de esa manera. Pero si estamos seguros que nuestros motivos sólo han sido el de mostrar amor, entonces aun la reacción odiosa debe ser alentadora porque prueba que hemos comunicado bien nuestro mensaje.

Cuando hayan hecho todo lo que puedan para detenernos y los sigamos amando, ahí entonces sabrán que el amor es más poderoso que el odio.

Otros Artículos de Interés

Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":