¿Piensas que no eres lo suficiente fuerte para vivir por fe? ¿Piensas que vivir por fe es algo que uno hace en pasos, hasta que algún día se despierta lo suficientemente fuerte para obedecer a Jesús?

No funciona así.

Vivir por fe puede ser una de las cosas más difíciles que Dios nos pide hacer. Pero también es una de las más fáciles. Un cristiano de apenas un día lo puede hacer.

Dios nunca nos pide hacer algo que no podemos hacer. De hecho, vivir por fe es tan fácil como saltar de un árbol. Eso es porque la cosa más difícil que Dios nos pide hacer es "soltar". Y cualquiera puede hacer eso.

Lo que lo hace tan difícil y lo que consume nuestra energía es todo nuestro apego...apego a nuestra reputación, trabajo, posesiones, amigos y parientes, y apego a nuestra propia vida. Es sólo cuando soltamos nuestro apego a estas cosas que encontramos la verdadera libertad... un descanso real.

Considera tirarte de un avión con un paracaídas. No se necesita mucha fuerza para salir del avión. (¡Recuerda, es tan fácil como saltar de un árbol!) Pero la mayoría de las personas no lo probarán jamás, porque tienen miedo. Como resultado, pierden la emoción de volar sin ningún sostén visible.

El temor a que Dios no va a proveernos nuestras necesidades materiales es lo que nos impide a la mayoría de nosotros salir del sistema y vivir por fe. Una fe teológica e intelectual sobre Dios que funciona sólo en teoría, no es verdadera fe. Pero es relativamente fácil, con poco riesgo personal.

Vivir por fe, en contraste, es verdadera fe, porque se demuestra con verdadera acción. Esta es la única clase de fe que jamás puede restaurarnos. Si ahora mismo no podemos confiar en Dios para la comida y abrigo, ¿cómo podemos verdaderamente decir que confiamos en Él para devolvernos la vida a nuestro cuerpo muerto en algún momento en el futuro?

La fe teológica posterga un encuentro real con Dios hasta después de que es demasiado tarde (es decir, después de la muerte).

Si has tenido un encuentro con el Dios vivo, sabrás que es una tontería completa gastar tu vida trabajando por dinero cuando Él es el dueño del ganado de miles de cerros, y toda la riqueza en cada mina. Vivir por fe en tal Dios es tan natural como respirar.

¿Quién ha oído de parir una criatura y luego no permitirle respirar hasta que "sea lo suficiente fuerte"? Así es el razonamiento criminal de los que postergan vivir por fe ellos mismos y prohíben que los demás enseñen a otras personas a vivir por fe.

Basta de jugar. Suelta, y confía en Dios... ¡de verdad!

Otros Artículos de Interés

Escribir un comentario




Completa el rompecabezas abajo y apreta "enviar":